Daniel Rubio Sánchez. Entre tambores de sucesión y un recurrente ruido de sables entre la Ejecutiva del partido y el sector crítico el PSOE celebra este fin de semana su tan anticipada Conferencia Política.Reiniciar PSOE

Durante esta semana la Ejecutiva Federal ha tratado por todos los medios posibles aplacar el debate sobre la sucesión del actual Secretario General del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba. Su indecisión respecto a una posible candidatura a las ya confirmadas primarias del partido llevan provocando recelos durante meses en algunos sectores del partido. Además, argumentan estos últimos, debe aclarar ya el calendario del partido de cara a las próximas convocatorias electorales de manera que quien salga elegido en ese proceso goce de tiempo suficiente para poder hacer frente al proceso electoral que se avecina.

Reiniciar PSOE

Así pues, la división entre la Ejecutiva y la mayoría de las bases del partido es prácticamente total. En medio de este cónclave socialista El Confidencial ha hecho pública una encuesta que asegura que el 79% de los socialistas no quiere a Rubalcaba como candidato a las próximas elecciones. Frente a estas demoledoras encuestas, sin embargo, el equipo de Rubalcaba tiene otras. La Fundación Sistema de Alfonso Guerra publicaba a principios de semana una encuesta electoral en la que el PSOE adelantaba al Partido Popular en unos 8 puntos dependiendo de la participación. Días después el CIS enfriaba la alegría en Ferraz con la bajada en unas décimas respecto a la última encuesta de julio y una subida moderada del PP que resultaba en más de 7 puntos de ventaja del PP. No han sido pocas las voces que, acertadamente, han afirmado que la encuesta electoral del CIS de octubre ha sido cuanto menos extraña. El PSOE ha mejorado sus datos directos de intención de voto y de voto más simpatía y los del PP han empeorado, pero sin embargo la cocina del organismo público dependiente jerárquicamente del gobierno ha decidido invertir la tendencia y beneficiar al PP.

Independientemente de las encuestas, la fragilidad del liderazgo de Rubalcaba ha quedado patente hoy cuando algunos medios aseguraban que habría pactado con Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, que esta no hablara de primarias ni pusiera en cuestión su liderazgo. Una vez visto su discurso la noticia ha quedado confirmada, además, ningún cargo orgánico ha negado la información hasta el momento.

Además del liderazgo de Rubalcaba, en esta Conferencia Política están en juego muchas más cosas, probablemente más importantes para el devenir del país pero menos morbosas mediáticamente como la tan anunciada renovación ideológica del principal partido de la oposición de España.

De hecho, es este el principal propósito de la Conferencia Política. La ponencia marco de la conferencia incluye aspectos novedosos para el partido y para el país. Además, medios cercanos a la Ejecutiva Federal como El País han adelantado estos últimos días propuestas como la exención del pago del IRPF a parados y mileuristas con estos. Frente al actual sistema de pago desde los 5.000 euros el PSOE plantea eximir del pago a las familias con unos ingresos individuales inferiores a los 16.000 euros. También se beneficiarían de esta exención jubiladoscon pensiones bajas y desempleados con prestación a los que en 2011 a un 70% se les descontó un 2%. Ahora, el PSOE quiere cambiarlo.

No solamente son propuestas fiscales, también hay algunas referidas a la regeneración democrática o el cuidado del medio ambiente, además de la ya conocida apuesta por la igualdad mediante cuotas y una llamada al pacto social para las pensiones o una nueva reforma laboral.

La Conferencia Política llega en un momento de abatimiento de las bases del partido. Tras las elecciones de Andalucía de 2012 que ganó el PP aunque consiguieran salvar los muebles mediante un pacto con IU y las asturianas que salvaron mediante el apoyo de IU y la firma de un pacto con UPyD, el PSOE entró en un momento de cierta calma que se ha visto interrumpida constantemente por la llamada de determinadas figuras del partido a una renovación de caras.

Por si fuera poco la cuestión catalana se ha convertido en un tema central de la trifulca política semanal y ha quedado evidenciada la fractura que tiene con el PSC a cuenta del derecho a decidir. Está siendo un año difícil para el partido tras la derrota gallega por amplio margen y la fuerte pérdida de apoyos en el Parlamento Vasco de Patxi López a finales de 2012. El partido ha entrado en una situación de cierto nerviosismo interno avivada en cada publicación de barómetros electorales cuando el PSOE no solamente no ha ganado apoyos, sino que los ha seguido perdiendo. El Caso Bárcenas que ha dinamitado la poca credibilidad que le quedaba al Partido Popular tras el completo incumplimiento de su programa electoral no ha ayudado especialmente al PSOE. A pesar de que Rubalcaba pidió en varias ocasiones la dimisión del Rajoy, uno de los gestos políticos más duros que puede hacer un líder de la oposición, las voces críticas no han parado de reclamar más dureza ya fuera en el tono o mediante la presentación de iniciativas parlamentarias como una moción de censura. Rubalcaba, sin embargo, no la utilizó. Quizás porque, sabiendo que no tenía mayoría suficiente para ganarla el efecto que podría provocar iría precisamente contra él.

Su posición política en torno al Caso Bárcenas ha sido uno de los mayores errores estratégicos que ha tenido el PSOE durante la legislatura, y no han sido pocos. A pesar de la petición de dimisión en torno a febrero, a mediados de año el PSOE suscribía un pacto europeo con Mariano Rajoy. Rubalcaba aseguraba entonces que no tenía nada que ver una cosa con la otra, pero la estrategia, como ha ocurrido repetidamente durante la legislatura, solamente ha beneficiado a su rival IU, que votó en contra como era de esperar tras pedir también la dimisión de Rajoy. La combinación de lo que grupo parlamentario socialista denominó oposición responsable con una oposición más dura durante los meses en los que el Caso Bárcenas acaparaba la atención mediática no resultó, desde luego, clara.

Y es claridad precisamente de lo que acusan desde el PP de carecer al PSOE en el tema catalán. También en el PP han tenido algunas tensiones entre Sánchez-Camacho y la dirección del partido a pesar de las críticas a Rubalcaba. Las relaciones entre el PSOE y el PSC han estado bastante tensas en algunos momentos de esta primera parte de la legislara de Rajoy. El último momento de tensión ha sido precisamente hace unas semanas a cuenta de una votación provocada por UPyD sobre el derecho a decidir, cuestión que separa a ambos partidos socialistas y que, como era previsible, terminó en división. Mientras que el PSOE votó a favor los socialistas catalanes se abstuvieron. No faltaron tampoco voces reclamando un PSOE en Cataluña que sustituya al PSC, pero parece que, de momento, las aguas han vuelto a su cauce. Electoralmente, es muy difícil, por no decir imposible, que el PSOE gane las elecciones generales de 2015 sin un apoyo destacable en Cataluña y abrir un frente allí sería asegurar una derrota en dos años. El último sondeo de El País otorga13 escaños a la formación de Pere Navarro. Los socialistas catalanes pierden votos en favor de ICV-EUiA, Ciutadans y ERC.

Featured Image -- 23

Las cosas pintan mejor en otras comunidades como Valencia, la última encuesta, también de El País pero corroborada por otras realizadas por varios medios, afianza la mayoría de izquierdas en la comunidad y haría posible un tripartito PSPV-Compromís-EU. El cierre de Canal Nou podría, además, agrandar aún más la brecha en favor de la izquierda y ser solamente necesaria una coalición toda vez que se plantea muy difícil que UPyD, que entraría en el parlamento con 7 diputados, vaya a dar su apoyo a una formación tan manchada por la corrupción como el PP en esa comunidad.

Andalucía parece que ha encontrado un referente con Susana Díaz, en poder de la comunidad sucediendo a Griñán, envuelto en el Caso ERE, tras unas primarias sin elección, ya que fue solamente ella quien consiguió la cantidad de avales necesaria para poder presentarse candidata. Su figura, rodeada de un aura de renovación, ha evitado que el PSOE andaluz de desfonde electoralmente tras tantos años al mando de la comunidad. Ayuda, además, el hundimiento del PP en Andalucía, sin candidato claro, sin propuestas y a la deriva a la espera de que Rajoy tome una decisión al respecto a principios de 2014.

Susana Díaz es, por lo tanto, la figura autonómica con más poder del partido. Desde algunos medios se asegura que apoyó a Carme Chacón en las primarias contra Rubalcaba. Sin embargo, su estrategia parece clara y su forma de jugarsus cartas, bastante inteligente. Ella sostiene a Rubalcaba en estos momentos. Si quisiera dar un golpe de efecto y desencadenar un proceso electoral en el partido podría hacerlo porque tiene poder suficiente, pero no ha sido así. ¿Por qué? Es posible que esté pensando en presentarse a las primarias pero es todavía demasiado desconocida en el partido y en España como para tomar la decisión. Sin embargo, como parece evidente, está intentando revertir la situación. Tendrá un papel destacado durante la Conferencia Política y su discurso es de los más importantes, junto con el Rubalcaba. ¿Puede haber un pacto entre Rubalcaba y Susana Díez? Seguramente nadie excepto ellos lo sepa, pero es posible.

La situación del PSOE podría resumirse en incertidumbre. Esta Conferencia Política tratará de revertir la bajada en las encuestas con algunas propuestas novedosas que resultan agradables para la ciudadanía, pero quedarán en una mera declaración de intenciones si no se hace verdadera autocrítica y el proyecto no se renueva al completo. Esta renovación incluye a Rubalcaba y a su equipo. No resulta creíble apostar por la renovación ideológica capitaneados por una de las figuras más antiguas del partido. Tampoco tratar de hacer autocrítica cuando el Secretario General ha ocupado prácticamente todos los puestos de un gobierno durante varias legislaturas. No se sabe qué puede ocurrir este fin de semana durante la Conferencia, lo que está claro es que el PSOE debe ir más allá de una simple estrategia de marketing político. El cambio ha de ser profundo si desean que los ciudadanos recuperen la confianza en ellos.

Parte del electorado es ya irrecuperable. Algunos sectores de la izquierda social y mediática jamás perdonarán la modificación del Artículo 135 de la Constitución en acuerdo con el PP, o los recortes ejecutados durante la última parte de la segunda legislatura de Zapatero. Es posible que tampoco olviden que esta Conferencia Política apenas varía la línea económica más allá de un retoque de impuestos. Hay decenas de miles de personas que ya se han bajado del barco y no se volverán a subir tras esta Conferencia Política o un futuro cambio de caras. Lo único que le queda esperar al PSOE es que sus votantes decepcionados intenten frenar al PP y a sus medidas votándoles, a pesar de que estén votando contra y no a favor perpetuando una degeneración política consecuencia de la partitocracia PP-PSOE. No son lo mismo, pero a afectos prácticos probablemente no sean demasiado diferentes. Tienen por delate la tarea de demostrar que no es así contra la memoria de los ciudadanos. Dijo Nietzsche que “la buena memoria es a veces un obstáculo al buen pensamiento”. Quizás no tenga tanta razón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s