Análisis

Tu marca personal como escaparate de talento


Daniel Rubio SánchezEn un mercado laboral cada vez más competitivo y abierto a competencia de otros países distinguirse de los demás puede ser una estrategia clave para hacer frente al resto de candidatos en un proceso de selección. En la actualidad, perduran todavía la entrevista presencial y la entrega de CV, pero los empleadores comienzan a valorar también a sus posibles empleados por otros criterios menos específicos que, sin embargo, abren nuevas posibilidades a quienes sean capaces de identificar esta ventana de oportunidad.

Una gestión adecuada de nuestra ‘marca digital’ puede ser determinante para conseguir el puesto de trabajo deseado. Quedarse en una mera recopilación simplificada de datos, fechas y títulos como ocurre con la mayoría de los currículum limita las posibilidades del interesado. Una estrategia acertada para conseguir ir más allá del resto y enseñar al equipo de recursos humanos correspondiente aquello que consideras que deberían saber pero no cabe en un CV es gestionar de manera adecuada tu perfil de LinkedIn. Esta web permite al posible candidato extenderse, mostrar al empleador sus intereses personales, señalar su participación en eventos que puedan ser relevantes para el puesto deseado, enlazar artículos publicados en webs o revistas de prestigio o su participación en diferentes actividades durante la vida universitaria.

Que nadie se engañe, pocas compañías evitan consultar el la huella digital de sus candidatos. Cuidado si tu perfil de Twitter es accesible buscando tu nombre completo y tienes la costumbre de publicar a qué hora te despiertas normalmente. Cuidado si repites en este tipo de redes que acudes a una entrevista de trabajo con poco interés. No solo vale, sin embargo, con evitar caer en este tipo de errores fácilmente subsanables haciendo la cuenta privada o evitando publicar ese tipo de mensajes, para tener éxito hay que ser suficientemente hábil para crear una marca personal en el entorno digital conocida y previamente preparada para que esas personas interesadas vean aquello que tú quieres que vean y esto sea de ayuda para tus intereses profesionales.

Un buen perfil en LinkedIn complementa un CV. Una página web personal accesible con la búsqueda del nombre completo también puede servir de escaparate de proyectos, trabajos y logros en el pasado, premios y reconocimientos… la lista es tan larga como quieras que sea. Tu creatividad a la hora de hacer de este espacio web algo único y atractivo determinará en gran medida su éxito y los beneficios que pueda reportarte. Uno de mis referentes e inspiraciones en este tema es la web personal de Alberto García Durán. En ella se puede ver desde su formación o experiencia hasta sus apuntes de diferentes asignaturas de la carrera y proyectos personales como Bendita Becariedad. Es un ejemplo entre muchos, pero da una idea de lo que puede llegar crearse con ganas y tiempo. La imagen que proyecta de él es un plus que otro candidato probablemente no tenga en un proceso de selección.

Nada garantiza que ser capaz de crear esta ‘marca digital’ personal vaya a hacer que consigas el puesto que deseas, pero quienes hemos nacido con un ordenador en casa no debemos perder las oportunidades que tenemos sobre el resto. Al final, será nuestra actitud creativa, innovadora y activa la que determinará en gran medida nuestro éxito profesional en el futuro. ¿Qué mejor que mostrársela a quien más puede interesarle?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s