Uncategorized

Análisis, Relaciones Internacionales, Uncategorized

Globalización y populismo: tareas pendientes


No hay comentarios

Daniel Rubio Sánchez. Para aquellos que nos dedicamos al análisis de la realidad internacional 2016 ha sido un año política e históricamente apasionante. Da la sensación de que vivimos tiempos inusitadamente acelerados, de esos que marcan grandes cambios de etapa pero que lo son tanto que es difícil asimilar una realidad cambiante, mutante, diferente a cada momento.

1465228236_594864_1465463585_noticia_normal_recorte1La reciente muerte de Fidel Castro, el levantamiento del embargo estadounidense a Cuba, el creciente descrédito del gobierno venezolano o el golpe de Estado contra Dilma Rousseff configuran un nuevo marco político en Latinoamérica cuyas dinámicas pueden adivinarse conflictivas. Al norte, la (inesperada) victoria de Trump solo se comprende cuando se hace una valoración global de la transición general –o al menos Occidental– que estamos experimentando de vuelta a los orígenes identitarios, de recogimiento nacional y vuelta a la soberanía frente a la cesión de esta en pos de objetivos y retos comunes a los que enfrentarse de la mano. Los estadounidenses han preferido enfrentarse entre ellos mismos antes que rebelarse ante las élites que gobiernan su día a día y que en última instancia son responsables de sus logros y problemas políticos.

Aquí enraíza el principal marco de discusión teórico del populismo, ese fenómeno político del que tanto se habla últimamente pero tan poco se explica. Desde algunos ámbitos (Marlière, 2013) se critica la división que éste crea en la sociedad, dividiéndola en dos grandes campos de intereses contrapuestos. El populismo no es, a mi entender, una ideología con contenido programático (policies) real. Es más bien una herramienta con la que construir un nuevo sujeto de la acción colectiva (Errejón, 2012) —el pueblo— capaz de reconfigurar un orden social vivido como injusto, como indica Chantal Mouffe en diversas obras (Mouffe, 2013) (Mouffe, 2013). Todos estos conceptos se entrelazan con el constructivismo social y político, el análisis del discurso postpositivista y la hegemonía en todos los planos de “combate” (Mangabeira, 2009). La resignificación de categorías políticas jugar un papel clave para construir el discurso populista. La hegemonía, según teóricos como Ernesto Laclau (Laclau and Mouffe, 1985), es antes cultural que política. Es, por lo tanto, clave ser capaz de construir ese marco cultural dominante en el que se desarrolle el conflicto entre actores políticos. Contrahegemonía para establecer la nueva hegemonía.  Con un marco ganador, las reglas del juego cambian y las posibilidades se multiplican para las nuevas formaciones políticas (Moruno, 2016) (Mouffe, 2016) (Bourguignon, 2016).

“(El populismo es) ser capaz de construir ese marco cultural dominante en el que se desarrolle el conflicto entre actores políticos. Contrahegemonía para establecer la nueva hegemonía. Un marco ganador.”

En Europa vivimos actualmente una etapa que significará un punto de inflexión para nuestras democracias. De cómo responda la sociedad a la quiebra de confianza con el propio sistema dependerá su propia supervivencia como régimen democrático (The New York Times Editorial Board, 2016). Es evidente que el sistema ha fallado y la ciudadanía quiere cambios, pero su articulación puede ser diversa: radicalmente democrática, inclusiva y diversa o preocupantemente xenófoba, excluyente y nativista (Bonikowski and Gildron, 2013). En cualquier caso, mermada confianza en las instituciones y la posibilidad de los actores políticos del momento de responder a las demandas de los ciudadanos, apenas quedan salidas que no impliquen la creación de sujetos colectivos que, unidos, impulsen los cambios necesarios. Se trata, gráficamente, de unir las fuerzas de distintos sujetos –anteriormente con intereses contrapuestos– a los que les une una causa más importante como colectivo que aquellos factores que crean su identidad como diferentes y “empujar” para crear un marco ganador y establecer una nueva hegemonía que surja de la oposición a la anterior (Errejón, 2012) (Mouffe, 2016).

1466525257_712548_1466529193_noticia_normalTransformaciones así de importantes necesitan de una llama que haga prender la mecha. Expertos como Dani Rodrik (Profesor de Economía Política Internacional en la John F. Kennedy School of Government de Harvard) señalan la globalización económica como esa causa necesaria (Rodrik, 2012). La hiperglobalización en sectores como el comercio y las finanzas ha ido mucho más lejos de lo que las instituciones que regulaban, estabilizaban y legitimaban sus acciones eran capaces de supervisar, creando espacios de permisividad política y legal que han dejado espacio a la corrupción y, como consecuencia, a la impugnación general del proceso globalizador (Rodrik, 2016). La idea de crear mercados mundiales integrados de forma transparente no ha llegado a completarse lo suficientemente rápido como para que se aprecie ningún atisbo de transparencia o beneficio para determinados sectores de la sociedad y, por el camino, ha terminado desgarrando las sociedades (Bourguignon, 2016).

El proceso globalizador, por el momento, no solo no ha beneficiado por igual a todos sus actores, sino que además ha perjudicado enormemente a muchos de ellos (Bourguignon, 2016). Países como México, que se apoyaron en la globalización como su motor de crecimiento principal y que han realizado enormes esfuerzos por integrarse en la economía mundial a través del NAFTA y políticas comerciales y financieras neoliberales, no han logrado los réditos esperados y sus ciudadanos se muestran cada vez más críticos con la estrategia seguida durante las últimas décadas (Rodrik, 2016). Al otro lado, los resultados del mismo NAFTA tampoco han satisfecho a los estadounidenses, que han obligado a ambos candidatos a desarrollar un discurso abiertamente contrario a los principales tratados internacionales de comercio (TTIP y TTP) en negociación durante la campaña electoral.

“Una de las grandes preguntas del S.XXI es cómo enfrentarse a un proceso (la globalización) sin vuelta atrás que no está liderado por nadie y lo está por todos a la vez”.

La situación en Europa es bien diferente. A pesar de la crisis económica que viene condicionando la política económica desde 2008, seguimos disfrutando de unas cotas de bienestar e igualdad comparativamente envidiables por muchos de nuestros vecinos. Aún así, esto no debe ser óbice para que el discurso oficial aireado en medios y organizaciones neoliberales establezca un modelo social de mínimos inspirado en países como Estados Unidos como lo deseable y esperado por las generaciones que vengan (Türken, 2016). No solo tenemos la obligación de recuperar lo perdido, también la obligación de construir un modelo alternativo de hegemonía cultural y política que logre preservar las mejoras que vengan.

1478703705_202204_1478714954_noticia_normalHacer grande a Estados Unidos no debe suponer expulsar a nadie, sino crear un país mejor para sus ciudadanos en el que las clases más humildes no tengan que hipotecarse de por vida para poder estudiar o tengan miedo de tener que ir a un hospital por las deudas que pueda acarrear. La devolución de Francia a los franceses no será jamás completa en la medida en que el proyecto no sea inclusivo. Los desempleados franceses, de cualquier raza o etnia, no tienen objetivos contrapuestos. Y es que lo que verdaderamente temían las élites no era el populismo xenófobo de Donald Trump, sino el mensaje socialdemócrata de Bernie Sanders. No temían que un millonario más llegara a la Casa Blanca, sino la convergencia de intereses entre sujetos con identidades diferentes con la intención de cambiar el país.

Para combatir estos discursos no es suficiente con un listado de propuestas plasmadas en un programa electoral que caduque con la victoria del partido de turno. Tampoco sirven únicamente la defensa de la diferencia, la discriminación positiva y el multiculturalismo como alternativa internacionalista al nacionalismo identitario y el regreso esencialista.

“Un grupo de gente con el lenguaje grandilocuente de quienes se llaman camaradas mientras cantan La Internacional y ondean banderas del PCE no van a lograr cambiar jamás un país porque la cultura política establecida de momento lo impide”.

No pueden ser tampoco alternativa para llenar de contenido a ese discurso populista los regresos interesados a fórmulas y modelos históricos fracasados con discursos puristas pero condenados a ganar solo una pequeña parte de la izquierda (Moruno, 2016). Difícilmente podrá construirse un marco ganador si se opta por cargar con las mochilas de viejas tradiciones históricas respetables pero condenadas al fracaso electoral y la marginalidad. Un grupo de gente con el lenguaje grandilocuente de quienes se llaman camaradas mientras cantan La Internacional y ondean banderas del PCE no van a lograr cambiar jamás un país porque la cultura política establecida de momento lo impide.

Pese a que determinados sectores de la llamada nueva política tengan la tentación de convertirse en una fuerza de resistencia con el objetivo de preservar lo conseguido la única salida exitosa pasar continuar perseverando en la estrategia populista. Establecer un debate  interno entre moderados y radicales únicamente da fuerza a los rivales, que mantienen así como eje el marco izquierda-derecha. La obligación de cualquier fuerza política que tenga como objetivo la transformación social es aspirar a ganar, no a preservar la historia de las tradiciones políticas originales. Radicalidad implica necesariamente añorar el pasado, sino asumir la necesidad –casi obligación– de transformar el presente.

“Radicalidad implica necesariamente añorar el pasado, sino asumir la necesidad –casi obligación– de transformar el presente”. 

Eso implica crear una estrategia diseñada para atraer a todos aquellos deseosos de acabar con lo establecido y crear algo nuevo. A su vez, y es una condición sine qua non, no se puede olvidar ofrecer seguridad a quienes dudan, ofreciendo garantías, proyecto y visión de futuro. Derrumbar sin un proyecto de construcción posterior genera inseguridades, miedos y temores a los que se aferrarán, como ya ha ocurrido en España, los partidos conservadores (Errejón, 2012).

Para evitarlo, las fuerzas progresistas tienen la imprescindible tarea de resignificar el concepto de patria. Poniendo la lucha contra la desigualdad, la pobreza y la corrupción –significantes flotantes esenciales (Laclau and Mouffe, 1985)– como ejes de una acción política que tenga como base el impulso y la mejora del Estado de bienestar y elevar los estándares de la ética política.

Establecer la agenda, obligar a posicionarse en nuevos debates incómodos –como la propiedad intelectual e internet, por ejemplo– al resto de partidos políticos y construir mayorías progresistas que limiten la acción conservadora del gobierno será claves para ver si realmente se puede.

Works Cited

Laclau and Mouffe, E. C., 1985. Hegemony and Socialist Strategy. 2nd Edition ed. London: Verso (New Left).

Bonikowski and Gildron, B. a. N., 2013. Harvard University. [Online]
Available at: http://scholar.harvard.edu/files/gidron_bonikowski_populismlitreview_2013.pdf
[Accessed 25 November 2016].

Bourguignon, F., 2016. Foreign Affairs. [Online]
Available at: https://www.foreignaffairs.com/articles/2015-12-14/inequality-and-globalization
[Accessed 25 November 2016].

Errejón, Í., 2012. Universidad Complutense de Madrid. [Online]
Available at: http://eprints.ucm.es/14574/1/T33089.pdf
[Accessed 27 November 2016].

Mangabeira, R., 2009. The Left Alternative. 1st Edition ed. New York: Verso (New Left).

Marlière, P., 2013. Counterpunch. [Online]
Available at: http://www.counterpunch.org/2013/06/14/the-spectre-of-populism/
[Accessed 27 November 2016].

Moruno, J., 2016. Cuarto Poder. [Online]
Available at: https://www.cuartopoder.es/tribuna/2016/10/07/quien-falta-aqui-quien/9144
[Accessed 25 November 2016].

Moruno, J., 2016. El Diario. [Online]
Available at: http://www.eldiario.es/tribunaabierta/Confederacion-almas_6_507509267.html
[Accessed 27 November 2016].

Mouffe, C., 2013. Hegemony, Radical Democracy and the Political. 2nd Editition ed. London: Routledge Innovators in Political Theory.

Mouffe, C., 2016. El País. [Online]
Available at: http://elpais.com/elpais/2016/06/06/opinion/1465228236_594864.html
[Accessed 26 November 2016].

Rodrik, D., 2012. The Globalization Paradox. s.l.:Norton & Company.

Rodrik, D., 2016. Project Syndicate. [Online]
Available at: https://www.project-syndicate.org/commentary/anti-globalization-backlash-from-right-by-dani-rodrik-2016-07
[Accessed 25 November 2016].

Türken, S., 2016. Making Sense of Neoliberal Subjectivity: A Discourse Analysis of Media Language on Self-development. Globalizations, 13(1), pp. 32-46.

The New York Times Editorial Board, 2016. The New York Times. [Online]
Available at: http://www.nytimes.com/2016/07/22/opinion/europes-continuing-shame.html
[Accessed 27 November 2016].

 

 

Análisis, Relaciones Internacionales, Uncategorized

Tres motivos por los que las bolsas mundiales están cayendo en picado


No hay comentarios

Daniel Rubio Sánchez. Este lunes 24 de agosto se perfila como una de las peores jornadas en la historia de los mercados bursátiles con caídas en todo el mundo que están marcando récords. ¿Por qué ocurre esto?

El Dow Jones, índice referencia del parqué neoyorkino, perdía de golpe casi 1.100 puntos. En el momento de sonar la campana que abría la jornada se producía una caída del 6%. Según el histórico, la caída más pronunciada desde hace más de siete años, cuando en septiembre de 2008 –en plena crisis financiera– el Nasdaq perdía un 8,5%. Las consecuencias de aquello son de sobra conocidas. Sin embargo, ¿cuáles son las causas?

  1. Expectativas defraudadas en el mercado chino

Las expectativas generadas en torno a las actuaciones del Banco Central Chino y la posible bajada de los tipos de interés o una fuerte inyección de liquidez en la economía asiática no se han cumplido. Las caídas son ya de casi el 40% desde los máximos del año en el índice de referencia de las Bolsas chinas, el de Shanghái, que hoy ha sumado una caída del 8,49% en su cierre. No hay que olvidar, sin embargo, que estas pérdidas llegan después de una revalorización previa de la Bolsa china de más del 150% durante el año pasado. La caída es muy fuerte, pero el exponencial crecimiento anterior también trajo consigo un exceso de valoración de sus activos que ahora se está corrigiendo. Algunos especialistas hablan de una burbuja del mercado asiático que ahora está explotando.

Las expectativas defraudadas han arrastrado aún más si cabe el índice chino

Las caídas que se vienen produciendo ya con anterioridad habían predispuesto al mercado a pensar que se produciría algún tipo de actuación destacable como las anteriormente citadas que no ha llegado, generando unas expectativas defraudadas que han arrastrado aún más si cabe el índice chino.

  1. Efecto contagio en los mercados internacionales

Los efectos de la caída china permiten ver con claridad cómo la globalización económica ha traído consigo también una interrelación de los mercados que en ocasiones como esta puede tener consecuencias muy negativas para el la economía mundial. La brusca caída china se ha trasladado al resto de parqués. En Hong Kong, el índice Hang Seng ha caído hoy un 5,17% y las bolsas de Malasia, Singapur y Australia al cierre de este artículo también registraban retrocesos importantes. En Europa todas las bolsas han marcado números rojos siguiendo la estela asiática. El IBEX 35 se ha dejado hoy más de un 5% con valores con fuerte presencia en China como Acerinox o ArcelorMittal y Gamesa encabezando las mayores pérdidas. También el Nikkei japonés ha cerrado el lunes con un descenso del 4,61%. Las caídas también han afectado a América Latina. Prácticamente ninguna bolsa se salva.

1440400373_866272_1440400716_album_normal

No solo se extiende el efecto contagio en las Bolsas, la caída china también ha afectado a los mercados de divisas. Los mercados emergentes son los más afectados por la crisis china. La lira turca retrocedía hoy lunes fuertemente respecto al dólar y el rublo ruso registraba su cota más baja desde enero respecto al dólar, avanzando el par USD/RUB hasta 71,13. En el caso de la rupia india, cifra de hoy es la cota más baja desde septiembre de 2013. El yen por su parte continuaba hoy apreciándose por cuarto día consecutivo frente al dólar, una subida que tendrá graves consecuencias en las empresas exportadoras niponas.

Los inversores creen que la desaceleración china retrasará la subida de los tipos de interés de la Reserva Federal

La fuerte depreciación del dólar también tiene su justificación. Los inversores interpretan que la más que probable desaceleración del crecimiento económico va a provocar un retraso en las actuaciones de la Reserva Federal norteamericana para subir los tipos de interés como estaba previsto.

  1. Caída del precio del petróleo

Por último pero no por ello menos importante hay que destacar la fuerte caída del precio del petróleo, una caída que también está teniendo consecuencias negativas para los mercados internacionales y que está suponiendo una fuente de preocupaciones añadidas para los inversores. El viernes el barril de Brent llegaba a caer por debajo de los 40$ y se sitúa hoy viernes en el entrono de los 43$, una bajada que supone estar cerca de los mínimos alcanzados durante las crisis financiera de hace seis años.

Los mensajes positivos lanzados hace unas semanas por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sobre las previsiones de demanda de petróleo para 2015 (que según el organismo aumentará en 1,6 millones para este año) no parecen convencer demasiado. Las graves caídas que encadena el mercado han provocado que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se plantee seriamente convocar una reunión de urgencia para intentar frenar un desplome de los precios.

El acuerdo alcanzado entre EEUU e Irán contribuirá a la caída del precio del crudo

En el lado más político, el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos e Irán y el levantamiento de las sanciones que mantenía el país norteamericano ha aumentado la volatilidad del precio del crudo. El acuerdo podría aumentar la producción en más de 300.000 barriles al día que supondrían un considerable incremento de la oferta y, como consecuencia, una caída del precio al no producirse de momento el anunciado aumento de la demanda.

Análisis, Uncategorized

El giro hacia la irrelevancia del PP de Cataluña


No hay comentarios

Daniel Rubio Sánchez. Los sondeos de los medios de comunicación y los internos encargados por el partido eran claros: el PP catalán corría serio peligro de quedar como última fuerza en las elecciones del 27S, por detrás incluso de las CUP, rondando los 8-10 diputados y perdiendo la mitad de los representantes que alcanzaron el 2012. Girar hacia la derecha no ayudará a frenar la sangría hacia Ciudadanos, que se produce por el centro.

A dos meses de las elecciones el Partido Popular cambia de estrategia y de candidato ante la irreversibilidad de un nefasto resultado. No hay mejor prueba de su asimilación del batacazo seguro que está por venir que elegir como candidato a Xavier García Albiol. Con poco que perder, cualquier cambio solo puede mejorar los resultados que esperan, incluso el cambio de Sánchez Camacho por García Albiol.

Pese a la estudiada campaña de lavado de imagen que sufriremos los próximos días para intentar evitar que su designación afecte negativamente a los intereses del partido a nivel nacional, Albiol es el representante de la línea más dura, más derechista y más abiertamente xenófoba del Partido Popular catalán. Su discurso, basado en la identificación del inmigrante como un peligro, un riesgo y un factor que altera negativamente la convivencia le ha granjeado muchos apoyos en Badalona, donde llegó a ser alcalde, pero también ha levantado una fuerte oposición entre quienes ven en ese discurso populista una búsqueda desesperada de votos en un territorio electoralmente hostil para los conservadores de Rajoy. Juega a su favor sin embargo que precisamente ese discurso incendiario haya provocado que sea conocido por la mayoría de los catalanes, algo de lo que no podían presumir otros posibles candidatos como Andrea Levy o Enric Milló. Su candidatura devolverá sin duda al PP catalán a los medios, pero no está tan claro que vaya a ayudarles a mejorar sus resultados electorales el próximo 27S.

Su candidatura sin duda devolverá al PP catalán a los medios, pero no está tan claro que vaya a ayudarles a mejorar sus resultados electorales el 27S.

No deja de ser paradójico en todo caso que el PP se incline por una figura con un discurso tan populista y falto de soluciones reales para los ciudadanos cuando su mensaje político los últimos meses se basa en atacar el populismo de la izquierda, representado según su criterio en Podemos. ¿Podría decirse que el PP ha optado por el populismo de derechas en Cataluña? Honestamente no creo que sea su objetivo, aunque es evidente que han abandonado el perfil bajo que mantenían allí y que tantos réditos electorales ha dado a Ciudadanos. Saben que tienen poco que perder y alguien tan polémico como Albiol creen que podría evitar la sobreexposición mediática de Ciudadanos estas últimas semanas de campaña. 

Es en Ciudadanos donde precisamente creo que está la clave del movimiento del Partido Popular. Su exponencial crecimiento en Cataluña (3 diputados en 2010, 9 diputados en 2012 y unas expectativas cercanas a los 25 diputados en las elecciones del 27 de septiembre) se ha producido principalmente a costa del electorado del partido que aún lidera Alicia Sánchez Camacho. Han logrado ser identificados en Cataluña -y fuera de allí- como la fuerza política que realmente está haciendo frente al soberanismo, algo que el PP está pagando caro. A favor del PP juega que Rivera no se presenta a las catalanas -aunque habría que ver cuántos votantes realmente son conscientes de ello- e Inés Arrimadas tiene un perfil mucho más discreto de momento. La marca Ciudadanos, sin embargo, desde mi punto de vista será suficiente para arrastrar 20 diputados y quedar indudablemente por encima del Partido Popular, posiblemente incluso como primer partido de la oposición toda vez que CDC y ERC van en una lista conjunta por la independencia. 

Un candidato con una identificación tan extremista por parte de la mayoría de los catalanes solo puede revertir positivamente en Ciudadanos

Lo que está en juego para los conservadores es su propia relevancia política en la comunidad. Su discurso político ha quedado arrinconado por la fuerza mediática y la dialéctica de Albert Rivera. Carecen de un banquillo suficiente como para enfrentar con solvencia una alternativa sólida y su alternativa ha sido optar por jugar la carta de Albiol. Con él se garantizan polémica, atención y presencia en los medios, algo de lo que hasta ahora prácticamente carecían. Sin embargo, me cuesta ver esta estrategia como algo positivo para ellos. Desde mi punto de vista, un candidato con una identificación tan extremista por parte de la mayoría de los catalanes solo puede revertir positivamente en Ciudadanos, que con un discurso muy nítido en el debate soberanista tiene una posición mucho más moderada en temas sociales que el PP y se configura como una opción electoral mucho más atractiva para quien no quiere la independencia pero tampoco tener que votar a un partido claramente derechista necesariamente. El PP, con este movimiento, regala a Ciudadanos el posible apoyo de quienes se sitúan en el centro progresista y el liberalismo centrista (según el CIS y el CEO la mayoría de sus posibles votantes) y rechazan la independencia y se dirige hacia quienes desde posiciones claramente conservadoras mantienen la misma posición, un sector mucho más minoritario, más si cabe en Cataluña. 

01-ASC-Albiol-Levy-28.07.15

Con Albiol como candidato el PP se garantiza atención, pero se arrincona políticamente en la minoría política más si cabe haciendo realmente difícil pensar que su presencia vaya a ayudar en alguna medida al partido. No tengo duda de que su candidatura es una alternativa de última hora y que serán jóvenes como Andrea Levy quienes, tras la sustitución de Sánchez Camacho como líder del partido en la comunidad en 2016, tomen las riendas de la formación. Quizás para entonces sea demasiado tarde para vender moderación, cambio y regeneración como pretenden en Génova 13 y el discurso del Partido Popular en Cataluña ya haya quedado demasiado manchado por el discurso xenófobo y populista de Albiol y su papel en la política catalana se reduzca al de mero espectador de los acontecimientos. Veremos el 27S.

Uncategorized

Los estudios en Relaciones Internacionales en España: Llegada, consolidación y futuro


9 comentarios

Daniel Rubio Sánchez. Las Relaciones Internacionales son una disciplina relativamente reciente en la educación oficial universitaria de España. Desde la aplicación del Plan Bolonia y la llegada de los grados junto a la extinción progresiva de las licenciaturas los estudios internacionales han ganado peso en las facultades españolas. Sin embargo, aún es difícil encontrar neófitos que sepan de qué tratan realmente las relaciones internacionales y las posibilidades que se ofrecen ahora mismo en España. Trataré de aportar luz sobre el tema.

international-signpost

ORIGEN Y LLEGADA OFICIAL A ESPAÑA DE LOS GRADOS EN RELACIONES INTERNACIONALES

Hasta la aplicación del Plan Bolonia los internacionalistas españoles tenían dos vías para poder desarrollar sus estudios a nivel licenciatura. Una de ellas, común en otros países, era la especialización dentro del ámbito de las Ciencias Políticas. Otra opción, quizás más recomendable de cara al ingreso en el Cuerpo Diplomático, era acceder a estudios superiores más especializados a través del Derecho Internacional Público.

España no tenía una licenciatura en Relaciones Internacionales, aspecto que lastró en gran medida la proyección de España en el ámbito internacional y que ha sido determinante para que aún a día de hoy contemos con una visión poco global del entorno que nos rodea. La llegada de los grados trajo consigo por suerte los estudios en Relaciones Internacionales y abrió y mejoró el abanico de posibilidades de especialización posterior de los egresados en este campo. Su incorporación oficial a la oferta de grados se produjo el curso 2009/10 en Madrid. Las primeras universidades que optaron por abrirse a esta disciplina con grados fueron una universidad pública con amplio recorrido en el ámbito, la Universidad Complutense de Madrid (UCM), y dos universidades privadas con una marcada proyección internacional, la Universidad Pontificia de Comillas y la Universidad Europea de Madrid (UEM), siendo la última la única que ofreció la posibilidad de cursar íntegramente en inglés los estudios.

Pese al prestigio en el campo de la UCM por la dilatada trayectoria del Departamento de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales, su propuesta de grado cuenta con algunos defectos derivados de una concepción quizás demasiado clásica y tradicional de las relaciones internacionales. Se trata de un plan de estudios sin ninguna formación en lenguas extranjeras, esenciales para el desarrollo profesional en el ámbito, sin oferta bilingüe y una orientación muy relacionada con los departamentos de Sociología y Ciencias Políticas en lugar de abrirse camino por sí mismo con asignaturas más especializadas. En el caso de la Universidad Pontificia de Comillas, que posee un potente Departamento de Relaciones Internacionales también con un claustro reconocido y prestigioso, se trató de suplir estas carencias mediante la combinación obligatoria del grado en Relaciones Internacionales con su popular grado en Traducción e Interpretación. En todo caso y pese a todas estas posibles mejoras implantables y fácilmente solventables, el grado en Relaciones Internacionales de la UCM ha gozado de una elevada demanda de acceso tras las Pruebas de Acceso a la Universidad, alcanzando una nota de corte superior al 10 sobre 14 en las últimas convocatorias al no existir una oferta demasiado elevada de plazas públicas.

Con posterioridad a la aparición del grado en Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense, la Europea de Madrid y la Pontificia de Comillas y visto el éxito en el recibimiento del grado en España, la Universidad Rey Juan Carlos (UCJC) también decidió en el curso 2012/13 incluirlo entre su oferta formativa. Poder observar las carencias iniciales de la UCM les permitió diseñar un plan de estudios más actualizado y especializado que además incluía la formación en idiomas adicionales y la posibilidad de cursar el grado íntegramente en inglés. La oferta se expandía, pero las notas de corte se mantenían elevadas. La demanda crecía. 

debate-UC3M

ESTUDIOS EN RELACIONES INTERNACIONALES: SITUACIÓN ACTUAL

La alta demanda de acceso en la universidad pública y la estabilización de unas notas de corte rondando el 9-10, produjo un aumento ostensible de la oferta formativa internacionalista en la universidad privada madrileña. Así las cosas, otras universidades como la Alfonso X El Sabio comenzaron a ofrecer dobles grados combinados con derecho o administración y dirección de empresas. A su vez, la oferta de la URJC ha aumentado recientemente con combinaciones similares e incluso exclusivas (como el doble grado en Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas).

Por su fuera poco, la diversificación de los estudios no solo está viniendo a través de la combinación de títulos complementarios, sino que también se está iniciando un proceso de creación de grados similares, de carácter internacional, pero no necesariamente con los mismos objetivos formativos. Este es el caso por ejemplo del grado en Estudios Internacionales, de reciente creación, de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M). Frente al grado en Relaciones Internacionales, que estudia las relaciones (políticas, económicas, sociales…) entre los diferentes actores en el ámbito internacional, el grado en Estudios Internacionales no se centra tanto en esas relaciones de poder o su por qué sino en el análisis del entorno internacional que las encuadra. Una opción menos específica, más abierta y generalista que ofrece una visión más holística de lo internacional. También hay nuevas opciones, quizás más alejadas de la concepción tradicional y estadocéntrica de la disciplina, como el grado en Estudios Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) que se centra más en las relaciones culturales que en las institucionales entre estados y organismos internacionales.

POSGRADOS, MUCHO POR DESARROLLAR TODAVÍA

Las posibilidades de estudios de posgrado de multiplican, y probablemente no dejen de hacerlo habida cuenta del elevado número de graduados en Relaciones Internacionales que saldrán de las facultades los próximos cursos con intenciones de dirigir su formación hacia un área concreta dentro de la disciplina.

Ministerio-Asuntos-Exteriores-y-cooperación_102

Las opciones que pueden anticiparse, dado que España únicamente sigue el desarrollo del campo con años de retraso sin demasiadas particularidades propias como país, son variadas. Desde especializaciones en política económica internacional a derecho internacional, diplomacia o política exterior. También hay que destacar la posibilidad que ofrece el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional a través de su programa de Master interuniversitario en Diplomacia y Relaciones Internacionales de la Escuela Diplomática, de gran prestigio. En todo caso, de momento, las posibilidades en el extranjero superan con creces las que se ofrecen en territorio español.

FUTURO

La mejora progresiva de la formación en inglés de los estudiantes españoles (no tanto de los profesores) está permitiendo poder abrir los estudios a combinaciones bilingües o totalmente en inglés que favorecen además la internacionalización de la universidad y la incorporación de estudiantes extranjeros a las facultades españolas mediante la creación de dobles títulos, convenios bilaterales o más programas de intercambio. Queda mucho trabajo que hacer en ese sentido y las universidades deben apostar por ello fuertemente, especialmente para los estudiantes de Relaciones Internacionales, pero la mejora durante los últimos años es evidente. Universidades fuera de Madrid, ciudad en la que se concentra la casi totalidad de los estudios de grado en España, como la Pompeu Fabra de Barcelona lanzarán para próximos cursos grados innovadores como su grado en Global Studies, con un fuerte componente internacional no solo en el diseño del plan de estudios, sino en las salidas que tendrán que experimentar los estudiantes para completar su formación.

04

Quien se lo pueda permitir o haya alcanzado una nota suficientemente elevada para ser becado puede estudiar por ejemplo en universidades como Boston College, American University, la Universidad de San Francisco o la de Seattle en el caso de la Universidad Pontificia de Comillas. La Universidad Europea de Madrid ofrece la posibilidad a sus mejores estudiantes de estudiar en la London School of Economics and Political Science, McGill University o los campuses de Berkeley, Irvine o Riverside de la Universidad de California. Por su parte, las universidades públicas no quieren quedarse atrás y empiezan también a apostar fuerte por estas posibilidades, aunque al contar con menos plazas disponibles para estas estancias y un mayor número de alumnos por titulación la posibilidad de que todos los alumnos experimenten al menos una salida internacional queda lastrada. En el caso de la Carlos III de Madrid ya existen acuerdos con algunas de las universidades citadas previamente, además de otras como la Universidad de Washington, diferentes universidades de Australia o incluso la Universidad de los Emiratos Árabes Unidos, entre otros destinos menos comunes. Las posibilidades ofrecidas la hora de cursar el grado en otro país deberían ser un factor importante a valorar a la hora de elegir universidad.

Elegir qué estudiar es sin duda una de las decisiones más difíciles a las que se enfrenta una persona con apenas 18 años. Sería deseable tomarla habiendo valorado todas las opciones disponibles y tratar de encontrar la que mejor se adapta a nuestros intereses y deseos de futuro. Dado el amplio abanico que se ha desarrollado en apenas unos años (recuerdo que el artículo comenzaba con la incorporación del grado en tres universidades) bien merece la pena tomarse un rato y valorar con tranquilidad todas las posibilidades y construir el futuro del los próximos (mínimo) cuatro años a nuestro gusto.

Uncategorized

¿Es posible una política LGTBI+ en pueblos y ciudades?


No hay comentarios

Alejandro Campoy Galera (Compromís): Sí, claro que es posible

Cuando hablamos de aplicar políticas pro-derechos LGTBI+ la sociedad es más consciente que la forma más directa de hacerlo es a nivel estatal, pero yo vengo a hablar a nivel autonómico y, más directamente, local en pueblos y ciudades.

En los pueblos pequeños y en ciudades medianas es posible aplicar y visibilizar derechos LGTBI+ de muchísimas maneras y tampoco hace falta mucha financiación pública para ello porque muchos actos realizables son de bajo coste o incluso gratuitos.

En ocasiones escucho comentarios como ‘Ahora ya no hay que hacer tanto’, ‘España se ha modernizado mucho…’. Claro que se ha modernizado y claro que ahora España es mil veces más respetuosa que en la época del tito Paco, por supuesto… pero por ello no hay que dejar de luchar.

Aún hay muchísimo qué hacer y creo que desde abajo, desde los pequeños pueblos hasta las grandes ciudades, se pueden implantar diferentes y numerosas políticas de igualdad que conseguirían que España fuera el país más tolerante de todo el mundo.

Desde los ayuntamientos de pueblos y ciudades se pueden hacer condenas de cualquier actitud, manifestación y legislación de carácter homofóbico, bifóbico o que implique transfobia realizando un escrito desde el ayuntamiento y aprobado democráticamente para que sea difundida por la prensa o por los tablones del ayuntamiento de turno. El ayuntamiento también puede proponer, por ejemplo, que el Defensor del Pueblo y las instituciones educativas implanten planes integrales para detectar, prevenir y condenar cualquier caso homofóbico, bifóbico y transfóbico que haya en esa ciudad y pueblo para conseguir dar la realidad que todos nos merecemos, el respeto de los máximos derechos posibles. Estos planes integrales que puede llevar a cabo cualquier ayuntamiento deberá potenciar los estudios que permitan conocer en profundidad muchas realidades y problemas que los y las jóvenes LGBTI+ para conseguir el objetivo final de formar bien al profesorado y profesionales que trabajan con estos jóvenes.

Y, desde luego, el ayuntamiento como ente local deberá atender muy a menudo a todas las organizaciones y activistas LGTBI+ que se impliquen a la mejora de una sociedad para conseguir que seamos libres de homofobia, bifobia y transfobia.

Otra política posible para conseguir este cambio es algo tan simbólico como poner las banderas oficiales LGTBI+ en los días clave puede ayudar a que la población sea consciente de que su ayuntamiento se preocupa realmente por los derechos y así visibilizar haberes muy importantes.

En definitiva, desde la política local se pueden hacer miles de actividades pro-derechos LGTBI+ y conseguir que nuestro país, desde abajo hacia arriba, sea uno de los países más tolerantes en derechos de la diversidad del mundo y es algo en que nos debería llenar de orgullo.

Uncategorized

Sobre la reforma de la Política Pesquera Común (PPC)


No hay comentarios

Roberto Carro Vázquez (EQUO):

Los entresijos de la reforma de la Política Pesquera Común (PPC)

  • La reforma de la PPC (período 2015-2020) constituye un avance hacia la sostenibilidad de los ecosistemas marinos, así como de las poblaciones e industria pesqueras, gracias en buena medida a la influencia de los verdes (capitaneados por la eurodiputada Isabella Lövin) y al trabajo conjunto con los socialdemócratas.
  • La situación actual de muchos pescadores y los descartes, dos de las cuestiones más controvertidas. En España, Greenpeace ha denunciado que la ministra Tejerina sigue sin aplicar esta reforma.

64103095

La PPC y la necesidad de gestionar las poblaciones pesqueras

Las poblaciones pesqueras presentan una capacidad reproductiva más o menos alta, pero en todos los casos limitada, lo cual hace necesario un control de la pesca para proteger la supervivencia de las poblaciones, permitir la existencia de una industria pesquera rentable, duradera y equitativamente repartida y conservar los recursos marinos, la biodiversidad y la estabilidad del ecosistema.

La política pesquera común llevada a cabo hasta el momento puede ser calificada fundamentalmente de cortoplacista e irresponsable, permitiendo cuotas (límites de captura establecidas para la mayor parte de poblaciones de peces de interés comercial) por encima de las científicamente recomendadas. Por este motivo, se ha alcanzado una situación de insostenibilidad donde el 88% de los caladeros europeos se hallan sobreexplotados, las capturas han descendido un tercio la última década y, por tanto, el 60% de la pesca se importa del exterior. Así, y sin la existencia de subsidios, la industria pesquera en Europa estaría prácticamente muerta. El cómo se han repartido dichos subsidios y para qué, se sigue poniendo en cuestión.

Esta situación claramente debía virar, y fueron la urgente e imperiosa necesidad por un lado, y la entrada en funcionamiento en la Unión Europea del Tratado de Lisboa por el otro las que lo permitieron. Con este Tratado, el Parlamento adquiría voz y posibilidades de colaborar en la regulación/legislación de la política pesquera propuesta por la Comisión Europea. Desde el Parlamento surgió una voluntad de cambio hacia una pesca más sostenible y viable a largo plazo, bajo el liderazgo de la eurodiputada socialista Ulrike Rodust (la rapporteur o persona que en el Parlamento llevaba el peso del proceso) y de su aliada y experta en el tema Isabella Lövin, eurodiputada del grupo Verdes/ALE. Los obstáculos y los detractores no fueron pocos.

Objetivos de la reforma de la PPC

¿Cuáles eran los objetivos principales de la nueva PPC promovida por el grupo verde?

  • Evitar la sobrepesca en 2015, utilizando como referencia las recomendaciones científicas y el MSY (Rendimiento Máximo Sostenible, que es la captura óptima que puede extraerse de una población de peces año tras año sin comprometer su capacidad de regeneración futura) y equilibrar estas medidas con la difícil situación de los pescadores de muchas regiones. Este esquema clarifica este punto:

equo

  • Proteger el medio ambiente, la biodiversidad y el ecosistema marino.
  • Regular los mercados, subsidios y presupuestos.
  • Regionalizar las decisiones, pues es importante tener en cuenta la situación concreta de cada una de las regiones a la hora de tomar ciertas resoluciones.
  • Fomentar la pesca sostenible, teniendo en consideración a aquéllos que pesquen de forma más respetuosa con el medio (en cuanto a tecnología, métodos, zonas de pesca…).
  • Reducir/eliminar los descartes (capturas que por su escaso valor comercial, tamaño por debajo de los mínimos… se devuelven al mar).

Organización del proyecto y aprobación

La Comisión Europea, ante la insostenibilidad de la situación y con el Tratado de Lisboa aún sin aprobar, consultó a partir de 2008 a diferentes grupos y organizaciones, y planteó su propuesta de reforma en el año 2010. El Comité de Pesca del Parlamento Europeo, compuesto por 25 eurodiputados repartidos de manera proporcional en función del resultado de las elecciones (es decir, con mayoría conservadora y socialdemócrata, pero también con influyente presencia verde), planteó 2500 enmiendas a la propuesta de la Comisión, que fueron agrupadas de forma asumible y aplicable. A pesar de la oposición de los conservadores a algunas, fue aprobado, y el Parlamento al completo y el Consejo de la Unión Europea serían quienes determinarían la llegada a buen puerto de la reforma.

El Parlamento, en una votación histórica, aprobó por gran mayoría la reforma, presionado en parte por muchas campañas y organizaciones externas como Ocean 2012 o Fish Fight. El último escollo fue el Consejo, el cual tras plantear unas duras negociaciones que a punto estuvieron de tumbar la reforma, se conformó, fundamentalmente, con relajar la prohibición de los descartes, permitiendo un 7% más algunas excepciones.

Cuestiones sin resolver tras la resolución de la nueva PPC

Situación de los pescadores

Uno de los principales problemas es compaginar la necesidad de restituir los caladeros para que la industria pesquera recupere su viabilidad y podamos asegurar la supervivencia del sector a largo plazo con las necesidades inmediatas de los pescadores, que ven que las cuotas asignadas resultan a menudo insuficientes para poder vivir del sector pesquero. Esto, sumado a que los subsidios no se han enfocado, tal y como afirmaba WWF, de la manera correcta, genera un problema de difícil solución. Las cuotas las marca la Comisión Europea, y el Parlamento y el Consejo solamente realizan una función observadora en dicho proceso. A su vez, y dentro del propio país, son los Gobiernos Nacional y Regionales los encargados de realizar un reparto justo y adecuado, papel apoyado por el incremento de la regionalización de las decisiones que comprende la reforma de la PPC aprobada.

Este problema, concretamente en España, se ha saldado con protestas cada vez más desesperadas acerca de la inadecuación en dichos repartos. La cadena al completo debe ser evaluada a fin de encontrar soluciones que a día de hoy todavía no están sobre la mesa en muchos ámbitos.

Descartes

Los descartes son, como se explicó anteriormente, las capturas que se devuelven al mar por el motivo o razón que sea. A primera vista y con la definición en la mano, no parece haber problema alguno, pero eso no es cierto. En el caso de muchas especies, el índice de supervivencia tras el descarte es muy bajo o incluso nulo. Además, hay otras de las cuales sólo se conservan a bordo las partes de valor comercial, como las colas de las cigalas, y el resto se devuelve al mar. Esto supone una pérdida tanto para el ecosistema marino como para la economía del sector (porque se suelen descartar juveniles de especies de alto valor, disminuyen las poblaciones de las que viven otros pescadores…), si bien es cierto que, en contra de lo que plantearon los verdes, algunos estudios afirman que los descartes alimentan a una parte de la fauna marina, por lo que un ecosistema que se habría adaptado a este fenómeno vería nuevamente su realidad alterada. Por otro lado, no está permitida la captura de peces por debajo de una talla mínima o de peces cuya cuota se ha sobrepasado. Por lo tanto, si no podemos “hacer descarte” de ellos, ¿hay alguna solución?

Si bien no hay una solución milagrosa, es un problema que podemos mitigar enormemente:

  1. Evitar los lugares/técnicas que pueden acarrear pescas no deseadas (de ahí las zonas de veda).
  2. Asegurar la posibilidad de huida a los peces que no se desea atrapar (utilización de mallas especiales y dispositivos selectivos).
  3. Fomentar la investigación en este ámbito con el objetivo de lograr una pesca cada vez más sostenible (estudio de poblaciones pesqueras, nuevas técnicas de pesca…).

Por último, cabe esperar que los mínimos descartes que se produzcan/admitan puedan ser absorbidos por el propio ecosistema, teniendo en cuenta lo antes mencionado, y que los mecanismos de control sobre este procedimiento aseguren efectiva y eficientemente que no se sobrepasan los límites permitidos de descartes.

¿Se está implantando la reforma en España?

Ante esta reforma, que obliga a los Gobiernos a detectar la sobrecapacidad pesquera y a gestionarla, a identificar y a publicar la capacidad pesquera de nuestra flota, a acabar con la pesca en embarcaciones como los Monster Boats… en España se continúan haciendo oídos sordos. Greenpeace denuncia prácticas de pesca ilegal, que consejeros de empresas pesqueras estén en organismos que repartan las cuotas y otra serie de despropósitos que siguen sucediendo en nuestro país. Así pues, no sabemos si es que el Partido Popular se está “equivocando” nuevamente de dirección (a pesar de afirmar que está en la correcta) o si directamente prefiere incumplir las directrices marcadas por Europa y lanzarse a la aventura del destrozo de los océanos en un nuevo intento de relanzar la #MarcaEspaña. “Piensa mal y acertarás”, dicen.

Uncategorized

Preguntas


No hay comentarios

rajoy_moncloa

¿Sabe Rajoy realmente cómo se encuentra la sociedad que gobierna? Uno empieza a intentar convencerse de que no para que no le consuma la furia. ¿Distingue Rajoy el bien del mal siquiera? Uno trata de asumir que realmente es un hombre tan gris que se ha perdido en ese mar de matices.

¿Qué piensa Rajoy antes de irse a dormir? ¿Le avergüenza su forma despótica de ejercer el desgobierno? ¿Se acuesta pensando en la sociedad que va a dejar a sus hijos? ¿Se intentará convencer a él mismo, como hacemos los demás, de que todo va bien?

¿Se planteará algún día para qué gastar tanto papel en un programa electoral que solo sirvió para cumplir con los requisitos legales mínimos? ¿Le sonrojará la corrupción institucionalizada de su partido? ¿Se reirá al terminar las ruedas de prensa tras negar saber nada de algo de lo que él es responsable?

¿Qué le dirán en las cenas familiares del país que dejará cuando se marche y sea olvidado? ¿Debajo de qué mesa del salón tendrá que esconderse durante esas cenas familiares tras presumir de la revalorización de las pensiones? ¿Notará el IVA en su nevera? ¿Sabrá lo que cuesta una entrada en el cine? ¿Se le ha visto alguna vez en un teatro?

¿Se reirá de sí mismo o realmente se toma en serio? ¿Se verá como un hombre de estado o un simple bufón? Con él no se sabe, pero las luces se apagan y ahí sigue él solo e impasible como el hombre gris que es intentando hacer gracia a un público ausente que ya no le ríe las gracias a payasos de segunda.