Publicaciones

Globalización y populismo: tareas pendientes

Daniel Rubio Sánchez. Para aquellos que nos dedicamos al análisis de la realidad internacional 2016 ha sido un año política e históricamente apasionante. Da la sensación de que vivimos tiempos inusitadamente acelerados, de esos que marcan grandes cambios de etapa pero que lo son tanto que es difícil asimilar una realidad cambiante, mutante, diferente a cada momento.

1465228236_594864_1465463585_noticia_normal_recorte1La reciente muerte de Fidel Castro, el levantamiento del embargo estadounidense a Cuba, el creciente descrédito del gobierno venezolano o el golpe de Estado contra Dilma Rousseff configuran un nuevo marco político en Latinoamérica cuyas dinámicas pueden adivinarse conflictivas. Al norte, la (inesperada) victoria de Trump solo se comprende cuando se hace una valoración global de la transición general –o al menos Occidental– que estamos experimentando de vuelta a los orígenes identitarios, de recogimiento nacional y vuelta a la soberanía frente a la cesión de esta en pos de objetivos y retos comunes a los que enfrentarse de la mano. Los estadounidenses han preferido enfrentarse entre ellos mismos antes que rebelarse ante las élites que gobiernan su día a día y que en última instancia son responsables de sus logros y problemas políticos.

Aquí enraíza el principal marco de discusión teórico del populismo, ese fenómeno político del que tanto se habla últimamente pero tan poco se explica. Desde algunos ámbitos (Marlière, 2013) se critica la división que éste crea en la sociedad, dividiéndola en dos grandes campos de intereses contrapuestos. El populismo no es, a mi entender, una ideología con contenido programático (policies) real. Es más bien una herramienta con la que construir un nuevo sujeto de la acción colectiva (Errejón, 2012) —el pueblo— capaz de reconfigurar un orden social vivido como injusto, como indica Chantal Mouffe en diversas obras (Mouffe, 2013) (Mouffe, 2013). Todos estos conceptos se entrelazan con el constructivismo social y político, el análisis del discurso postpositivista y la hegemonía en todos los planos de “combate” (Mangabeira, 2009). La resignificación de categorías políticas jugar un papel clave para construir el discurso populista. La hegemonía, según teóricos como Ernesto Laclau (Laclau and Mouffe, 1985), es antes cultural que política. Es, por lo tanto, clave ser capaz de construir ese marco cultural dominante en el que se desarrolle el conflicto entre actores políticos. Contrahegemonía para establecer la nueva hegemonía.  Con un marco ganador, las reglas del juego cambian y las posibilidades se multiplican para las nuevas formaciones políticas (Moruno, 2016) (Mouffe, 2016) (Bourguignon, 2016).

“(El populismo es) ser capaz de construir ese marco cultural dominante en el que se desarrolle el conflicto entre actores políticos. Contrahegemonía para establecer la nueva hegemonía. Un marco ganador.”

En Europa vivimos actualmente una etapa que significará un punto de inflexión para nuestras democracias. De cómo responda la sociedad a la quiebra de confianza con el propio sistema dependerá su propia supervivencia como régimen democrático (The New York Times Editorial Board, 2016). Es evidente que el sistema ha fallado y la ciudadanía quiere cambios, pero su articulación puede ser diversa: radicalmente democrática, inclusiva y diversa o preocupantemente xenófoba, excluyente y nativista (Bonikowski and Gildron, 2013). En cualquier caso, mermada confianza en las instituciones y la posibilidad de los actores políticos del momento de responder a las demandas de los ciudadanos, apenas quedan salidas que no impliquen la creación de sujetos colectivos que, unidos, impulsen los cambios necesarios. Se trata, gráficamente, de unir las fuerzas de distintos sujetos –anteriormente con intereses contrapuestos– a los que les une una causa más importante como colectivo que aquellos factores que crean su identidad como diferentes y “empujar” para crear un marco ganador y establecer una nueva hegemonía que surja de la oposición a la anterior (Errejón, 2012) (Mouffe, 2016).

1466525257_712548_1466529193_noticia_normalTransformaciones así de importantes necesitan de una llama que haga prender la mecha. Expertos como Dani Rodrik (Profesor de Economía Política Internacional en la John F. Kennedy School of Government de Harvard) señalan la globalización económica como esa causa necesaria (Rodrik, 2012). La hiperglobalización en sectores como el comercio y las finanzas ha ido mucho más lejos de lo que las instituciones que regulaban, estabilizaban y legitimaban sus acciones eran capaces de supervisar, creando espacios de permisividad política y legal que han dejado espacio a la corrupción y, como consecuencia, a la impugnación general del proceso globalizador (Rodrik, 2016). La idea de crear mercados mundiales integrados de forma transparente no ha llegado a completarse lo suficientemente rápido como para que se aprecie ningún atisbo de transparencia o beneficio para determinados sectores de la sociedad y, por el camino, ha terminado desgarrando las sociedades (Bourguignon, 2016).

El proceso globalizador, por el momento, no solo no ha beneficiado por igual a todos sus actores, sino que además ha perjudicado enormemente a muchos de ellos (Bourguignon, 2016). Países como México, que se apoyaron en la globalización como su motor de crecimiento principal y que han realizado enormes esfuerzos por integrarse en la economía mundial a través del NAFTA y políticas comerciales y financieras neoliberales, no han logrado los réditos esperados y sus ciudadanos se muestran cada vez más críticos con la estrategia seguida durante las últimas décadas (Rodrik, 2016). Al otro lado, los resultados del mismo NAFTA tampoco han satisfecho a los estadounidenses, que han obligado a ambos candidatos a desarrollar un discurso abiertamente contrario a los principales tratados internacionales de comercio (TTIP y TTP) en negociación durante la campaña electoral.

“Una de las grandes preguntas del S.XXI es cómo enfrentarse a un proceso (la globalización) sin vuelta atrás que no está liderado por nadie y lo está por todos a la vez”.

La situación en Europa es bien diferente. A pesar de la crisis económica que viene condicionando la política económica desde 2008, seguimos disfrutando de unas cotas de bienestar e igualdad comparativamente envidiables por muchos de nuestros vecinos. Aún así, esto no debe ser óbice para que el discurso oficial aireado en medios y organizaciones neoliberales establezca un modelo social de mínimos inspirado en países como Estados Unidos como lo deseable y esperado por las generaciones que vengan (Türken, 2016). No solo tenemos la obligación de recuperar lo perdido, también la obligación de construir un modelo alternativo de hegemonía cultural y política que logre preservar las mejoras que vengan.

1478703705_202204_1478714954_noticia_normalHacer grande a Estados Unidos no debe suponer expulsar a nadie, sino crear un país mejor para sus ciudadanos en el que las clases más humildes no tengan que hipotecarse de por vida para poder estudiar o tengan miedo de tener que ir a un hospital por las deudas que pueda acarrear. La devolución de Francia a los franceses no será jamás completa en la medida en que el proyecto no sea inclusivo. Los desempleados franceses, de cualquier raza o etnia, no tienen objetivos contrapuestos. Y es que lo que verdaderamente temían las élites no era el populismo xenófobo de Donald Trump, sino el mensaje socialdemócrata de Bernie Sanders. No temían que un millonario más llegara a la Casa Blanca, sino la convergencia de intereses entre sujetos con identidades diferentes con la intención de cambiar el país.

Para combatir estos discursos no es suficiente con un listado de propuestas plasmadas en un programa electoral que caduque con la victoria del partido de turno. Tampoco sirven únicamente la defensa de la diferencia, la discriminación positiva y el multiculturalismo como alternativa internacionalista al nacionalismo identitario y el regreso esencialista.

“Un grupo de gente con el lenguaje grandilocuente de quienes se llaman camaradas mientras cantan La Internacional y ondean banderas del PCE no van a lograr cambiar jamás un país porque la cultura política establecida de momento lo impide”.

No pueden ser tampoco alternativa para llenar de contenido a ese discurso populista los regresos interesados a fórmulas y modelos históricos fracasados con discursos puristas pero condenados a ganar solo una pequeña parte de la izquierda (Moruno, 2016). Difícilmente podrá construirse un marco ganador si se opta por cargar con las mochilas de viejas tradiciones históricas respetables pero condenadas al fracaso electoral y la marginalidad. Un grupo de gente con el lenguaje grandilocuente de quienes se llaman camaradas mientras cantan La Internacional y ondean banderas del PCE no van a lograr cambiar jamás un país porque la cultura política establecida de momento lo impide.

Pese a que determinados sectores de la llamada nueva política tengan la tentación de convertirse en una fuerza de resistencia con el objetivo de preservar lo conseguido la única salida exitosa pasar continuar perseverando en la estrategia populista. Establecer un debate  interno entre moderados y radicales únicamente da fuerza a los rivales, que mantienen así como eje el marco izquierda-derecha. La obligación de cualquier fuerza política que tenga como objetivo la transformación social es aspirar a ganar, no a preservar la historia de las tradiciones políticas originales. Radicalidad implica necesariamente añorar el pasado, sino asumir la necesidad –casi obligación– de transformar el presente.

“Radicalidad implica necesariamente añorar el pasado, sino asumir la necesidad –casi obligación– de transformar el presente”. 

Eso implica crear una estrategia diseñada para atraer a todos aquellos deseosos de acabar con lo establecido y crear algo nuevo. A su vez, y es una condición sine qua non, no se puede olvidar ofrecer seguridad a quienes dudan, ofreciendo garantías, proyecto y visión de futuro. Derrumbar sin un proyecto de construcción posterior genera inseguridades, miedos y temores a los que se aferrarán, como ya ha ocurrido en España, los partidos conservadores (Errejón, 2012).

Para evitarlo, las fuerzas progresistas tienen la imprescindible tarea de resignificar el concepto de patria. Poniendo la lucha contra la desigualdad, la pobreza y la corrupción –significantes flotantes esenciales (Laclau and Mouffe, 1985)– como ejes de una acción política que tenga como base el impulso y la mejora del Estado de bienestar y elevar los estándares de la ética política.

Establecer la agenda, obligar a posicionarse en nuevos debates incómodos –como la propiedad intelectual e internet, por ejemplo– al resto de partidos políticos y construir mayorías progresistas que limiten la acción conservadora del gobierno será claves para ver si realmente se puede.

Works Cited

Laclau and Mouffe, E. C., 1985. Hegemony and Socialist Strategy. 2nd Edition ed. London: Verso (New Left).

Bonikowski and Gildron, B. a. N., 2013. Harvard University. [Online]
Available at: http://scholar.harvard.edu/files/gidron_bonikowski_populismlitreview_2013.pdf
[Accessed 25 November 2016].

Bourguignon, F., 2016. Foreign Affairs. [Online]
Available at: https://www.foreignaffairs.com/articles/2015-12-14/inequality-and-globalization
[Accessed 25 November 2016].

Errejón, Í., 2012. Universidad Complutense de Madrid. [Online]
Available at: http://eprints.ucm.es/14574/1/T33089.pdf
[Accessed 27 November 2016].

Mangabeira, R., 2009. The Left Alternative. 1st Edition ed. New York: Verso (New Left).

Marlière, P., 2013. Counterpunch. [Online]
Available at: http://www.counterpunch.org/2013/06/14/the-spectre-of-populism/
[Accessed 27 November 2016].

Moruno, J., 2016. Cuarto Poder. [Online]
Available at: https://www.cuartopoder.es/tribuna/2016/10/07/quien-falta-aqui-quien/9144
[Accessed 25 November 2016].

Moruno, J., 2016. El Diario. [Online]
Available at: http://www.eldiario.es/tribunaabierta/Confederacion-almas_6_507509267.html
[Accessed 27 November 2016].

Mouffe, C., 2013. Hegemony, Radical Democracy and the Political. 2nd Editition ed. London: Routledge Innovators in Political Theory.

Mouffe, C., 2016. El País. [Online]
Available at: http://elpais.com/elpais/2016/06/06/opinion/1465228236_594864.html
[Accessed 26 November 2016].

Rodrik, D., 2012. The Globalization Paradox. s.l.:Norton & Company.

Rodrik, D., 2016. Project Syndicate. [Online]
Available at: https://www.project-syndicate.org/commentary/anti-globalization-backlash-from-right-by-dani-rodrik-2016-07
[Accessed 25 November 2016].

Türken, S., 2016. Making Sense of Neoliberal Subjectivity: A Discourse Analysis of Media Language on Self-development. Globalizations, 13(1), pp. 32-46.

The New York Times Editorial Board, 2016. The New York Times. [Online]
Available at: http://www.nytimes.com/2016/07/22/opinion/europes-continuing-shame.html
[Accessed 27 November 2016].

 

 

Horror in the heart of Europe: The jihadist threat in France

Article originally published at the European Student Think Tank website

Daniel Rubio Sánchez. What happened in Paris is the deadly and most miserable expression of the growing threat jihadist terrorism is becoming for France. The French République has been hit by a series of coordinated terrorist attacks that could be just the beginning of a war to be waged for decades. It will not be –or should not be– a war against Islam or the Middle East, it should be a tirelessly battle for human rights, peace and harmony. Our society is being attacked and Paris has been targeted as the symbol of the modern society that the terrorists want to knock down. It is time now for us Europeans to put the political and cultural differences aside and join forces again a common threat to our values and security. It is time now for Europe to stand up and act united.

France, a target for terrorists

France is the preferred target of al Qaeda in the Islamic Maghreb (AQIM) and its partner organizations in the region. Since a French military intervention in 2013 ended the jihadi condominium remained in northern Mali for almost a year, there have been oaths of revenge against France, that in August 2014 spread to the entire Sahel its military mission against terrorism with Operation Barkhane (Ministére de la Défense, 2015). As the official propaganda mouthpiece Dabiq stated in July (Dabiq, 2015), “France is part of the nation crusader coalition against the Caliphate” and it is among the top five countries where “it is very important that attacks occur” (Dabiq, 2014).

France is targeted, but the rest of Europe –and of course the United States and its allies– is targeted too. The ISIS has been able to adapt the way terrorism draws attention from people by using new ways of spreading fear through propaganda. These new ways of communicating their actions and horrible crimes makes it more difficult for European governments to control information or terrorist recruitment. They have several magazine-like media outlets similar to the aforementioned Dabiq that serve as a recruitment tool especially for the youngest generations.

Internet, globalization and information availability across borders becomes a double-edged sword when it comes to terrorism. The easiness the Internet offers for people to find information about terrorist groups via forums or magazines is worrisome. The intensity of jihadist radicalization processes in France has reached unprecedented levels, especially among young people, descendants of Muslim immigrants, affected by an explosive combination of existential dissatisfaction, relative deprivation induced hatred and identity crisis. France has become, with no less than 1,550 in the country western producer of foreign jihadists to the Islamic State and the Nusra Front. The French government lead by the Prime Minister Manuel Valls tried to stop this in the beginning of 2015 with a plan to prevent Jihadist recruitment (Ziv, 2015) but apparently, attending to the terrible events that have taken place in France this year, plans have failed miserably.

Time for action

Some analysts believe Paris terror attacks will prompt a more aggressive US strategy on ISIS (Baker & Schmitt, 2015). It is not ruled out considering that the lack of US response has led Russia to take military leadership in Syria. Events are showing that the US strategy is not working at all and this makes it easier for Hawks influencing foreign policy in Washington to have their thesis reinforced and continue asking, in a more aggressive way if possible, that military troops enter in Syria once and for all.

MACEDONIA-GREECE-EUROPE-MIGRANTS
Standing still was never a valid option for the US or European countries, but it is less of an option now when European people are starting to get scared and terrorists are achieving their solely goal: to terrorize people. Soft power time has ended and now it is impossible to avoid the use of the word war. Terrible as it sounds, Western countries do not seem to have taken the Syrian and Middle East problem seriously until the dead bodies have begun to reach our shores trying to escape from a horror that is already here. It is somewhat paradoxical that while the anti-immigration discourse is reinforced in Europe against those fleeing the horror they experience in their home countries that same horror is already inside ours too. It is now clearer than ever that the xenophobic discourse of Le Pen or Viktor Orbán has rather little to do with reality. Refugees are running away from the same terrorists now we have to fight against because they are here. It would have been desirable to prevent hundreds of thousands of people from having to leave their homes and their families. We could have done much more but we were absorbed by the debate on the deficit and Greece.

However, we can waste time by blaming ourselves for everything that we have done wrong or tracing a serious and collective plan among European countries and allies all around the world to face a global threat. It is time for action, but ISIS will not be defeated only by an action led by the US. It will have to be democracies against terror, not the West against the Middle East. Repeating Iraq would be a catastrophic mistake that Obama seems eager to avoid, but the fear to finish his term in office with US with soldiers, wars and casualties cannot –nor should– restrain the US president from acting if needed, as it is needed now. Nobody likes wars, but we all like to live quietly and it will not be possible unless we defeat those who want to terrorize us. There will be no place for the Europe we want to live in until we make it possible for Europeans to live normally and peacefully as they would expect.

U.S. Defense Secretary Robert M. Gates and other NATO Ministers of Defense and of Foreign Affairs met together at NATO headquarters to give final political guidance in preparation for the meeting of Allied Heads of State and Government at the upcoming NATO Summit in Lisbon, Portugal in November in Brussels, Belgium, on Thursday October 14, 2010. DOD photo by Master Sgt. Jerry Morrison(RELEASED)

The President of the French Republic has defined the attacks in Paris as an “act of war”, allowing NATO’s collective response principle if needed enshrined in Article 5 of the North Atlantic Treaty (North Atlantic Treaty Organization, 1949). It is doubtful that Hollande will invoke NATO’s founding treaty to respond to the attacks in Paris, but it is worth noting that the president’s words were carefully chosen in this first address to the nation to keep an ace up his sleeve if needed. “France will be merciless toward the ISIS barbarians”, he said, pointing out that his strategy will not be to step back against the terrorists.

If France wants to become the second invoking Article 5 after the US, the first step would be to call for an Article 4 consultation. This would convene the ambassadors of the 28 nations, who are always in permanent session in Brussels, to discuss the situation and decide a plan for actions. This already happened when Turkey requested an Article 4 meeting after the Islamic State attacks there in 2014.

It seems reasonable and likely that a meeting prompted by Article 4 would conclude that the Paris attacks should be considered an attack under Article 5. That would be entirely appropriate from my point of view. The terrorist attacks are anything but the culmination of a humanitarian disaster in Syria, which is, in part, our responsibility, that has destabilized the Middle East and initiated a flow of people willing to have a better future into Europe. NATO can no longer pretend the conflict does not affect its most basic interests. If it does, it will miss an opportunity to justify its own existence to an international community that is increasingly willing to leave military actions as the last possible option in situations like this and it will also miss an opportunity of building an “open coalition” against ISIS that should include the force of Russia. It is time for action.

Bibliography

Baker, P., & Schmitt, E. (2015, November 14). New York Times. Retrieved November 15, 2015, from http://www.nytimes.com/2015/11/15/world/europe/paris-terror-attacks-response-islamic-state.html?_r=0

Dabiq. (2014, October). Retrieved November 15, 2015, from https://azelin.files.wordpress.com/2015/02/the-islamic-state-e2809cdc481biq-magazine-422.pdf

Dabiq. (2015, July). Retrieved November 15, 2015, from https://azelin.files.wordpress.com/2015/07/the-islamic-state-e2809cdc481biq-magazine-1022.pdf

Défense, M. d. (2015, November 3). Ministére de la Défense. Retrieved November 15, 2015, from http://www.defense.gouv.fr/operations/sahel/dossier-de-presentation-de-l-operation-barkhane/operation-barkhane

North Atlantic Treaty Organization. (1949, April 4). North Atlantic Treaty Organization. Retrieved November 15, 2015, from http://www.nato.int/cps/en/natohq/topics_110496.htm

Ziv, S. (2015, January 29). Newsweek. Retrieved November 15, 2015, from http://www.newsweek.com/france-launches-online-offensive-prevent-jihadist-recruitment-303079

Clinton Global Initiative 2015: a life-changing experience

Laureate Education sponsorship to the Clinton Foundation has allowed, among other things, the attendance and participation of several of the students from the Laureate International Universities’ network to the annual meeting of the Clinton Global Initiative or the university-oriented version of the event. This year, I was one of the three lucky interviewers and live presenters that represented over 1.000.000 students from over 80 universities in 28 countries during the live broadcast of this year’s CGI. This is why I believe this experience has been (and will be) very valuable for me.

Junto a Madeline Albright, ex secretaria de Estado de EEUU

What did I have to do at CGI 2015?

For a nineteen years old undergraduate International Business and International Relations student from Spain, being able to attend a big and worldwide-known event like CGI annual meeting held in such an attractive city like New York is a dream come true. Not only because of the possibility of meeting several of the world leaders that participate, speak and create commitments during this event, but also because of the very professional and international nature of the experience itself. Not doubts about it: it was a learning experience since I landed in JFK airport.

My role while CGI was taking place in the Sheraton New York Times Square Hotel was to work with a wonderful team of over 15 people from all over the world to make it possible for students at their home university to get a good insight of what was taking place over there. In short, we had to bring CGI to their university, and that included the interviews and the plenary sessions, alongside some discussion about the topics with the participation of the students using the so-popular-now social media. Without a question, my role was very relevant as I had to face the spectators and bear a great responsibility in the smooth running of the broadcast.

During these days I have grown both professionally and personally

During these days, I have grown both professionally and personally, if they can be distinguished clearly one from the other. I have had to face a lot of pressure with almost impossible time management and learn verbal and non-verbal communication strategies during restless nights. A pressure that also came from interviews that were prepared literally five minutes in advance because they arose very much spontaneously. Imagine being told you are going to interview a former US Secretary of State in three minutes. That actually happened to me. And, lucky me, I managed to have the situation under total control. Learning is also knowing how to face important challenges like that.

I believe the experience has also been very valuable thanks to the need of having to face a camera. To be honest, I had never had to talk to the lens of a camera and this experience made me have to do it non-stop during four days. Certainly, I have confidence that this broadcast has given me a lot of experience and confidence in myself that will be really useful in the near future. I also think we were able to bring our energy, passion and our best know-how to the several thousand of viewers that were following the event online from all over the world. From the dozens of comments and feedback I have been able to get, we added value to the broadcast and were able to make it more interesting for students. I can only be proud about it and willing to keep improving with other similar experiences.

How I got to attend CGI?

I have always wanted to attend an event like this before finishing my undergraduate studies. I believe it gives students a good insight of how international events are managed and provide very good contacts for the future. If you are able to stand out among so many people for this world leaders your career may take a big step forward with internships and opportunities. I have been able to do it in the very beginning of my second year of studies. That, by itself, is also a big step forward. 

AAEAAQAAAAAAAAPuAAAAJGQ4NDllZTZlLTNkOTgtNDhhZi1hMGQyLTU4ZDI2MTYzMDYzNA

I applied to participate in this year’s CGI with a true willingness to be selected as Student Anchor but with few expectations that I would get such a great opportunity. After all, there were a lot of applicants from all the Laureate network. After completing several written interviews about what I do and why CGI would be valuable for me, a video explaining why I had to be selected and several tough online interviews, I finally got the final confirmation message stating that I had been chosen as one of the only three Student Anchors that will attend the event.

It has been a tiring but enriching experience that allowed me to gain practical experience

Since that moment, I have been researching about the event, the participants, watching videos from previous years and preparing the most probable interviews. It has been a tiring but enriching experience that allowed me to gain practical experience in preparing and doing interviews but also a lot of confidence in myself and my possibilities. I have been told it was the passion and willingness to do my best at the event that I showed in the video that made me get selected. I hope that passion I have for what I do, alongside the needed technical skills, can drive me to a good future in the area of business and international politics.

Who I had the opportunity to interview at CGI?

We scheduled several interviews throughout the days of CGI, but many other interviews just popped up during our broadcast in the special booth that we had in the ballroom in the second floor. Some of the most remarkable interviews I was able to perform included the Former Secretary of State in the US Madeline Albright, Clinton Foundation board member Chelsea Clinton or the Former US Representative and human rights activist Jesse Jackson.  

I also had the opportunity to interview Yang Lan, one of the most popular asian journalists or very well known actor like Ted Danson whose work raising awareness for oceans conservation is still unfortunately unknown. I also value greatly the opportunity of meeting and interviewing the Founder, Chairman and CEO of Laureate Doug Becker

AAEAAQAAAAAAAAa_AAAAJDVlYzQxYzI0LWRhOTUtNDhlZC04NWY4LWI5ODdkODZhN2U2Mw

I have no doubt that my participation in this event and the responsibilities I have had to face will help me become a better professional international affairs and will open me a door to a better future. That alone has made the experience worth all the effort. I believe the world needs ambitious people to overcome the challenges that will come in the close future. For that, I will put all my work and strengths, as I am already doing, to be part of that very small group of people that leave a trace in the future with their actions. This was a very big step, no doubt about it, but it was only one of the several that will come. 

El drama de la migración a Europa: preguntas y respuestas

Daniel Rubio Sánchez. La foto del pequeño Aylan Kurdi ahogado en una playa turca ha removido las conciencias europeas. Miles de personas migran hacia Europa, ¿por qué?

Artículo publicado originalmente el 8 de septiembre de 2015 en Los Replicantes.

Ha dado la vuelta al mundo, ha causado indignación, ha encendido una respuesta favorable al recibimiento de refugiados. Ha provocado lágrimas, ha llevado la desesperación que se llevaba viviendo meses en las costas a las portadas de los medios de comunicación de todo el mundo. La imagen de Aylan Kurdi, el niño ahogado en la playa turca, una denuncia social en sí misma, parece haber obligado de una vez por todas a los gobiernos europeos a actuar, a mover ficha, a dejar de lamentarse y empezar a intentar poner remedio a tantos otros Aylan cuyos cadáveres llegaban a las costas sin que nadie se parase a llorar su muerte en nuestro frenético día a día.

1-2

El drama de la inmigración hacia Europa, casi de un día para otro, se ha vuelto el principal tema de debate en el continente y gran parte del mundo. Nuestro plácido día a día se está viendo afectado por el intento de miles de personas de buscar un futuro mejor, y es que Europa se enfrenta a la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Guerras, pobreza, desesperación, ¿qué lleva a miles de personas a arriesgar su vida por un futuro incierto en un continente en crisis?

¿Por qué se produce ahora esta masiva migración hacia Europa?

La terrible situación en Siria es el principal motivo por el cual la mayor parte de los refugiados han huido de este país. La Guerra Civil que sufre Siria ha dificultado enormemente el acceso a agua potable o alimentos, está quebrando a las familias en bandos y provocando la muerte de más de 65.000 civiles y casi 250.000 personas en total. Al frente del gobierno sirio dirigido por Bashar Al-Asad y apoyado por Hezbolá e Irán (con el apoyo armamentístico además de Rusia, Irak y Corea del Norte) y al rebelde de los opositores al gobierno formado por moderados e islamistas se le ha sumado también un Estado Islámico en guerra con todos los bandos que está complicando, aún más si cabe, la situación en el país.

La terrible Guerra Civil ha provado la huída de decenas de miles de Sirios

Ante este panorama, la mayoría de los desplazados han decidido viajar a Europa intentando evitar los campos de refugiados de los países vecinos. También ha ayudado a incentivar esta migración la decisión de Alemania de no enviar de vuelta a los países desde donde entraron en la Unión Europea a los refugiados sirios. No se puede descartar tampoco que la posible tomas de medidas más radicales por parte del gobierno húngaro esté incentivando realizar el desplazamiento cuanto antes para evitar quedarse sin posibilidad de llegar a territorio europeo.

¿Cuántas personas están llegando? ¿De dónde vienen? ¿Adónde van?

En lo que llevamos de 2015, hasta 322.914 inmigrantes y refugiados han conseguido llegar a Europa tras cruzar el Mediterráneo por las diferentes rutas que muestra la imagen, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Este organismo asegura que, del total, 209.457 han llegado a Grecia, 111.197 a Italia, 2.166 a España y 94 a Malta.

Utilizando la ruta Mediterráneo-Este, con Hungría como puerta de acceso al espacio Schengen, más de 132.240 inmigrantes y refugiados habrían llegado a Europa, según los datos proporcionados por Frontex. El agravamiento de la situación en Siria ha conducido a un gran flujo migratorio cuyo epicentro en Austria con más de 80.000 personas que podrían pedir asilo en el país, está cambiando la respuesta de las instituciones europeas frente a este reto, que nunca ha sido realmente exclusivo de los países del sur del continente.

2

El principal punto de partida ha sido Libia, desde donde han partido centenares de barcazas en las peores condiciones posibles atestadas de inmigrantes de distinta procedencia, entre los que destacan además de los sirios por la situación anteriormente descrita (43%) los afganos (12%), eritreos (10%), nigerianos (5%) y somalíes (3%). Hay que destacar también que no solo son los países europeos los receptores de inmigrantes pese a que sea lo que se destaque en los medios de comunicación. Son los países vecinos de Siria los que han recibido la mayor parte de los refugiados, más de tres millones de ellos de momento.

El destino preferido para los inmigrantes que quieren llegar a Europa cruzando el Mediterráneo o ya lo han hecho es Alemania, que proyecta la recepción de más de 800.000 solicitudes de asilo, unas cuatro veces más que el año pasado y más que cualquier otro país de la Unión Europea. En lo que va de 2015 se han tramitado ya más de 652.000 demandas de asilo, aunque se espera que sean muchas más. De ellas, el 20% habían sido interpuestas por ciudadanos sirios.

¿Cuál está siendo la respuesta de la Unión Europea?

La respuesta de la Unión Europea (UE) y de sus países miembros ha sido calificada por ACNUR y asociaciones en favor de los derechos humanos como Amnistía Internacional como “vergonzosa” o “lamentable“. Numerosos organismos internacionales y plataformas en defensa de los derechos de los refugiados llevan meses exigiendo una respuesta colectiva y efectiva ante una situación que se viene produciendo desde hace meses y cuyo estallido podría haberse evitado de haberse tomado en serio el problema migratorio desde un primer momento por parte de las autoridades comunitarias y los gobiernos.

Las ONG y organismos especializamos llevaban muchos meses alertando: “Podría haberse evitado”

La estrategia marco para afrontar la inmigración en el Mediterráneo planteada por la Comisión Europea en mayo de este mismo año iba en la dirección adecuada al permitir evitar la necesidad de unanimidad mediante el Artículo 78.3 del Tratado de la UE. La legitimidad legal que aporta este artículo como mecanismo de emergencia para hacer frente a las situaciones que se venían produciendo en las fronteras exteriores de la UE, especialmente Italia y Grecia, es positiva, pero no resuelve en ningún modo el problema de raíz. Tampoco lo resuelve la reubicación de los solicitantes de asilo, que es un parche de nuevo positivo pero que únicamente responde parcialmente a una situación de emergencia.

3-3

Lamentablemente, la respuesta de la UE parece atender únicamente a la magnitud de las catástrofes que se van produciendo en sus fronteras. Una crisis, una respuesta incompleta para calmar los ánimos. El naufragio en abril de un barco con más de 700 inmigrantes produjo un tímido avance, la fotografía del pequeño Aylan Kurdi y la desesperación en la estación de trenes de Hungría reflejada por los medios de comunicación a continuación probablemente consigan otro avance. De momento, al menos ha logrado modificar la vergonzosa posición del gobierno de España en las negociaciones europeas tras la reunión con Angel Merkel la pasada semana. Ahora parece que, además, el ejecutivo de Rajoy pretende tener un papel más activo en el conflicto Sirio al ver que Francia y Alemania comienzan a estudiar cómo frenar la crisis siria y, por lo tanto, el flujo migratorio hacia sus países. Aunque parezca mentira, el mismo gobierno español que no sabe cómo organizarse para recibir a los refugiados que exige la Comisión cree que sabe cómo hay que hacer frente a la guerra en Siria.

El mismo gobierno español que no sabe cómo organizarse para recibir a los refugiados que exige la Comisión cree que sabe cómo hay que hacer frente a la guerra en Siria

La indignación levantada con la fotografía también ha permitido ver la hipocresía del gobierno conservador de Cameron, que un día rechazaba hacer nada y prometía un duro castigo a los inmigrantes ilegales de Reino Unido para pasar al siguiente a lamentarse por la situación de quienes se mueren intentando llegar a Europa. Finalmente, también parece haber conseguido que Alemania se tome un poco más en serio este reto al ver que ya no solo afecta a España, Italia o Grecia y que se trata de algo a lo que tiene que hacer frente el conjunto de países europeos.

En todo caso, parece francamente improbable que se actúe con un plan realmente a la altura del reto al que la UE tiene que hacer frente. Aún con la llegada de esa hipotética actuación, sería una actuación que ya llega demasiado tarde para demasiadas personas cuyos derechos han sido acuchillados con vergonzosas vallas en la frontera de la Hungría extremista de Viktor Orban o han quedado ahogados para siempre en las costas del Mediterráneo.

Tres motivos por los que las bolsas mundiales están cayendo en picado

Daniel Rubio Sánchez. Este lunes 24 de agosto se perfila como una de las peores jornadas en la historia de los mercados bursátiles con caídas en todo el mundo que están marcando récords. ¿Por qué ocurre esto?

El Dow Jones, índice referencia del parqué neoyorkino, perdía de golpe casi 1.100 puntos. En el momento de sonar la campana que abría la jornada se producía una caída del 6%. Según el histórico, la caída más pronunciada desde hace más de siete años, cuando en septiembre de 2008 –en plena crisis financiera– el Nasdaq perdía un 8,5%. Las consecuencias de aquello son de sobra conocidas. Sin embargo, ¿cuáles son las causas?

  1. Expectativas defraudadas en el mercado chino

Las expectativas generadas en torno a las actuaciones del Banco Central Chino y la posible bajada de los tipos de interés o una fuerte inyección de liquidez en la economía asiática no se han cumplido. Las caídas son ya de casi el 40% desde los máximos del año en el índice de referencia de las Bolsas chinas, el de Shanghái, que hoy ha sumado una caída del 8,49% en su cierre. No hay que olvidar, sin embargo, que estas pérdidas llegan después de una revalorización previa de la Bolsa china de más del 150% durante el año pasado. La caída es muy fuerte, pero el exponencial crecimiento anterior también trajo consigo un exceso de valoración de sus activos que ahora se está corrigiendo. Algunos especialistas hablan de una burbuja del mercado asiático que ahora está explotando.

Las expectativas defraudadas han arrastrado aún más si cabe el índice chino

Las caídas que se vienen produciendo ya con anterioridad habían predispuesto al mercado a pensar que se produciría algún tipo de actuación destacable como las anteriormente citadas que no ha llegado, generando unas expectativas defraudadas que han arrastrado aún más si cabe el índice chino.

  1. Efecto contagio en los mercados internacionales

Los efectos de la caída china permiten ver con claridad cómo la globalización económica ha traído consigo también una interrelación de los mercados que en ocasiones como esta puede tener consecuencias muy negativas para el la economía mundial. La brusca caída china se ha trasladado al resto de parqués. En Hong Kong, el índice Hang Seng ha caído hoy un 5,17% y las bolsas de Malasia, Singapur y Australia al cierre de este artículo también registraban retrocesos importantes. En Europa todas las bolsas han marcado números rojos siguiendo la estela asiática. El IBEX 35 se ha dejado hoy más de un 5% con valores con fuerte presencia en China como Acerinox o ArcelorMittal y Gamesa encabezando las mayores pérdidas. También el Nikkei japonés ha cerrado el lunes con un descenso del 4,61%. Las caídas también han afectado a América Latina. Prácticamente ninguna bolsa se salva.

1440400373_866272_1440400716_album_normal

No solo se extiende el efecto contagio en las Bolsas, la caída china también ha afectado a los mercados de divisas. Los mercados emergentes son los más afectados por la crisis china. La lira turca retrocedía hoy lunes fuertemente respecto al dólar y el rublo ruso registraba su cota más baja desde enero respecto al dólar, avanzando el par USD/RUB hasta 71,13. En el caso de la rupia india, cifra de hoy es la cota más baja desde septiembre de 2013. El yen por su parte continuaba hoy apreciándose por cuarto día consecutivo frente al dólar, una subida que tendrá graves consecuencias en las empresas exportadoras niponas.

Los inversores creen que la desaceleración china retrasará la subida de los tipos de interés de la Reserva Federal

La fuerte depreciación del dólar también tiene su justificación. Los inversores interpretan que la más que probable desaceleración del crecimiento económico va a provocar un retraso en las actuaciones de la Reserva Federal norteamericana para subir los tipos de interés como estaba previsto.

  1. Caída del precio del petróleo

Por último pero no por ello menos importante hay que destacar la fuerte caída del precio del petróleo, una caída que también está teniendo consecuencias negativas para los mercados internacionales y que está suponiendo una fuente de preocupaciones añadidas para los inversores. El viernes el barril de Brent llegaba a caer por debajo de los 40$ y se sitúa hoy viernes en el entrono de los 43$, una bajada que supone estar cerca de los mínimos alcanzados durante las crisis financiera de hace seis años.

Los mensajes positivos lanzados hace unas semanas por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sobre las previsiones de demanda de petróleo para 2015 (que según el organismo aumentará en 1,6 millones para este año) no parecen convencer demasiado. Las graves caídas que encadena el mercado han provocado que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se plantee seriamente convocar una reunión de urgencia para intentar frenar un desplome de los precios.

El acuerdo alcanzado entre EEUU e Irán contribuirá a la caída del precio del crudo

En el lado más político, el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos e Irán y el levantamiento de las sanciones que mantenía el país norteamericano ha aumentado la volatilidad del precio del crudo. El acuerdo podría aumentar la producción en más de 300.000 barriles al día que supondrían un considerable incremento de la oferta y, como consecuencia, una caída del precio al no producirse de momento el anunciado aumento de la demanda.

El país que nos merecemos

Daniel Rubio SánchezEl abanico de opciones políticas de peso se ha abierto durante los últimos años, pero parecemos seguir condenados a elegir entre lo malo y lo peor. El lodazal en el que se ha convertido el debate político nos condena a votar con la nariz tapada esperando que la papeleta elegida sea la menos mala y no la mejor. La solución está en nosotros mismos.

maxresdefault-6

Faltan apenas cuatro meses para las próximas elecciones generales y los altavoces mediáticos comienzan a aumentar los decibelios y a hacer más evidente su posicionamiento en la pugna de noviembre. Se radicalizan los mensajes que lanzan los equipos de comunicación de cada partido, se multiplican las entrevistas. Se presume de cifras macroeconómicas que hace cuatro años eran un motivo para echar al anterior gobierno socialista. Se critica la ridícula subida de las pensiones desde las filas del partido que las congeló. Se abre el debate sobre la necesaria reforma de la ley electoral y terminamos sabiendo que es para crear un sistema que beneficie aún más a los partidos mayoritarios y asfixie la pluralidad política incipiente que llega a las instituciones. Se ataca al principal partido de la oposición por pactar para conseguir poder autonómico mientras se mantienen comunidades también mediante pactos, a veces incluso con el mismo partido. Ese partido de la oposición se lanza en tromba contra el nombramiento de un exministro de infausto recuerdo como embajador en la OCDE cuando ellos tienen en su haber otros tantos igual de polémicos la pasada legislatura, no hace aún cinco años. Nos creen amnésicos, y en este festival del ridículo y la confusión al que asistimos estupefactos algunos nos preguntamos… y en noviembre, ¿qué?

Hace pocos días en Twitter volvía a resurgir un viejo debate sobre España. Curiosamente, o quizás no tanto, somos nosotros mismos quienes tenemos la peor imagen de nuestro país.

c46HB

Paradójicamente, según la encuesta de de Pew Research Center, los españoles hace un par de años teníamos en mejor consideración a nuestros vecinos de Inglaterra, Francia o Italia que a nosotros mismos y mostrábamos, además, una visión muy positiva de Alemania pese a las idas y venidas que venimos sufriendo durante años en la Unión Europea con sus políticas de austeridad. En el otro lado de la balanza estaba Grecia. Parece que el discurso político oficial entonces triunfaba y con bastante éxito.

Hay quienes al conocer los datos se han llevado las manos a la cabeza escandalizados. Yo solo veo en las cifras la consecuencia de nuestro propio fracaso como país en muchos aspectos. No deberíamos avergonzarnos de ser españoles, pero tenemos mucho que corregir antes de pensar que somos un ejemplo para nadie en el plano político o económico. Podemos serlo en otros campos, y hay que impulsarlos, pero nos queda demasiado por avanzar en muchos aspectos. Ver a Rajoy presumir de crecimiento económico provoca desconexión con los políticos, cuando no rechazo. La realidad oficial nunca ha parecido tan alejada de la que vive el ciudadano. Las reclamaciones de la población nunca han estado tan lejos de lo que parece preocupar a sus representantes. 

La incapacidad del sistema político de regenerarse, renovarse y reinventarse tiene, casi con total seguridad, mucho que ver con el pesimismo que nos vemos a nosotros mismos

La incapacidad del sistema político de regenerarse, renovarse y reinventarse tiene, casi con total seguridad, mucho que ver con el pesimismo que nos vemos a nosotros mismos. Vemos cómo otros países no tan lejanos al nuestro son capaces de llegar a acuerdos en materia educativa y su educación es envidiada, miramos hacia dentro y solo encontramos gritos, argumentos vacíos y un debate que gira en torno a cualquier tema menos la propia educación. Ningún debate sobre la necesidad de dejar atrás la clase magistral para ir dando paso a otros métodos, ningún debate sobre la necesidad de mejorar nuestro nivel en otros idiomas, ningún debate sobre la necesidad de evaluar más allá de un examen, ningún debate sobre la tendencia a exigir memorizar sin razonar más que aprender. El resultado es un sistema educativo que sigue teniendo graves carencias y que provoca una desventaja competitiva respecto a otros países que además, unido a las disfuncionalidades del mercado laboral, termina exportando la inversión y el talento a otros países en forma de emigración de jóvenes recién titulados. Mientras tanto aquí nos encontrábamos discutiendo, aunque parezca mentira, sobre si aumentar el ratio alumnos/profesor era positivo. Empobrecían la educación y nos intentaban convencer de que se trataba de una mejora. 

Vemos cómo en otros países también existe corrupción pero las responsabilidades políticas se abandonan casi de inmediato cuando se destapa algún caso. Ante la duda se deja el cargo para preservar la institución. Miramos hacia dentro y vemos una guerra -porque no es un debate- sin fin en la que se arrojan casos de corrupción unos partidos políticos contra otros esperando que las cifras acaben ocultando la putrefacción consentida y mantenida que anida entre las filas de cada una de sus siglas. Cuando la pelea reposa un rato, además, podemos ver con claridad cómo se imponen a sí mismos códigos éticos y estatutos que no son capaces de cumplir creando una situación, si cabe, más desesperante. 

Pedimos un cambio y nos regalan caras nuevas vendiendo la misma mercancía averiada, ahora con una sonrisa más agradable para el votante y un look más casual sin corbata. Caras nuevas, políticas viejas.

Ansiamos un cambio de los modos en los que se ejerce el poder y de lo que se hace con él y descubrimos que aquellas prácticas nepotistas que señalaban quienes acaban de alcanzar el poder pidiendo exactamente esto ahora son consentidas sin sonrojo. No pedíamos que unos u otros dejaran de utilizar la administración pública como agencia de colocación, pedíamos que dejaran de hacerlo todos sin excepción. Pedimos un cambio y nos regalan caras nuevas vendiendo la misma mercancía averiada, ahora con una sonrisa más agradable para el votante y un look más casual sin corbata. Exigíamos regeneración y nos han traído a las juventudes que crecieron en los partidos al calor de los casos de corrupción que les han permitido abrirse paso entre sus padres políticos. Queríamos centrar el debate político en lo esencial y conseguimos tener a unos retirando el busto de un rey del que la mayoría nos habíamos olvidado ya mientras los de enfrente sacan a paseo el Frente Popular para meter miedo a sus votantes y los de en medio piden pactos para que todo siga igual y el cambio sea tan tranquilo que no nos demos ni cuenta de que algo ha cambiado. Caras nuevas, políticas viejas.

Da la sensación de que nadie se ha enterado todavía de que lo que algunos pedimos son debates serios y rigurosos sobre qué modelo de país queremos, cuáles serán nuestros sectores estratégicos en cincuenta años o qué papel internacional aspiramos tener. Que nos interesa un debate público, abierto, en el que puedan opinar los expertos sobre cómo queremos elegir nuestros representantes o cómo limitar la corrupción política y dónde están los límites para mantenerse en un cargo público. Sería necesario que se llegase a un gran acuerdo sobre qué consideramos esencial e irrenunciable pese a la crisis y tener la garantía de que el objetivo será preservarlo y no destruirlo con la crisis como pretexto.

Sería recomendable preguntarnos qué sistema sanitario podemos tener, cuál queremos tener y cómo financiarlo. Sería un gran avance un gran pacto nacional por la educación para evitar el esperpento de reformas educativas que no se llegan siquiera a aplicar que encadenamos por la falta de consenso entre las fuerzas políticas. Deberíamos reflexionar sobre cómo potenciar todo aquello que hacemos bien, que no es poco, y la necesidad de invertir en I+D+I para mantener nuestra posición en el mundo. Deberíamos reflexionar sobre nuestra responsabilidad como votantes para lograr que estos temas sean importantes y marquen la agenda política.

De nada servirá sustituir viejos diputados por recién llegados si las mismas inercias conservadoras y de fidelidad incuestionable al partido se mantienen en ellos

Son debates que España necesita y se merece tener y que solo podrán tener lugar entre quienes quieren hacer del país un lugar mejor, pese a todas las diferencias que puedan tener en el camino para alcanzarlo. Creo que somos nosotros, los jóvenes, quienes tenemos que impulsar ese cambio desde donde podamos y utilizando las pocas herramientas que el sistema actual nos otorga para ello. Es difícil sí, pero no es imposible. Sin embargo, de nada servirá sustituir viejos diputados por recién llegados si las mismas inercias conservadoras y de fidelidad incuestionable al partido se mantienen en ellos.

Conseguir que esta renovación real en los propios partidos llegue a los parlamentos es muy difícil por la propia estructura de los partidos y la rígida configuración de un sistema electoral que imposibilita apoyar a un candidato sin apoyar a todo su partido en lista, pero hay que mantener la esperanza en los jóvenes idealistas que esquivaron las cadenas de favores, mantienen aún el contacto con la realidad social. Esos que son conscientes de que la suya es la última oportunidad para cambiar de raíz el sistema sin que el sistema, con su tendencia a evitar cualquier cambio, acabe terminando de raíz consigo mismo. Ya solo nos queda combatir la decepción y las toneladas de desesperanza que hay entre la juventud llenando las urnas de votos por el cambio, las piedras de papel de Przeworski y Sprague, pero votar no será suficiente. El cambio lo tenemos que conseguir también cada uno de nosotros. Cambiar nuestras prioridades, penalizar políticamente lo que rechazamos, apoyar con nuestro esfuerzo y tiempo a quienes lo merezcan e involucrarnos al máximo en el proceso político. A veces la solución aparentemente más difícil de alcanzar está en nosotros mismos. 

Empezaremos a valorar más positivamente a nuestro país cuando hagamos de él un lugar donde nos sintamos más cómodos. Las urnas serán una herramienta imprescindible, sin duda, pero solo serán el resultado de un cambio que ya se habrá producido en la propia sociedad. Es ahí, en nosotros, donde está el verdadero poder y el cambio. Solo cuando seamos conscientes de ello veremos el resultado. Solo faltan unos meses.

El giro hacia la irrelevancia del PP de Cataluña

Daniel Rubio Sánchez. Los sondeos de los medios de comunicación y los internos encargados por el partido eran claros: el PP catalán corría serio peligro de quedar como última fuerza en las elecciones del 27S, por detrás incluso de las CUP, rondando los 8-10 diputados y perdiendo la mitad de los representantes que alcanzaron el 2012. Girar hacia la derecha no ayudará a frenar la sangría hacia Ciudadanos, que se produce por el centro.

A dos meses de las elecciones el Partido Popular cambia de estrategia y de candidato ante la irreversibilidad de un nefasto resultado. No hay mejor prueba de su asimilación del batacazo seguro que está por venir que elegir como candidato a Xavier García Albiol. Con poco que perder, cualquier cambio solo puede mejorar los resultados que esperan, incluso el cambio de Sánchez Camacho por García Albiol.

Pese a la estudiada campaña de lavado de imagen que sufriremos los próximos días para intentar evitar que su designación afecte negativamente a los intereses del partido a nivel nacional, Albiol es el representante de la línea más dura, más derechista y más abiertamente xenófoba del Partido Popular catalán. Su discurso, basado en la identificación del inmigrante como un peligro, un riesgo y un factor que altera negativamente la convivencia le ha granjeado muchos apoyos en Badalona, donde llegó a ser alcalde, pero también ha levantado una fuerte oposición entre quienes ven en ese discurso populista una búsqueda desesperada de votos en un territorio electoralmente hostil para los conservadores de Rajoy. Juega a su favor sin embargo que precisamente ese discurso incendiario haya provocado que sea conocido por la mayoría de los catalanes, algo de lo que no podían presumir otros posibles candidatos como Andrea Levy o Enric Milló. Su candidatura devolverá sin duda al PP catalán a los medios, pero no está tan claro que vaya a ayudarles a mejorar sus resultados electorales el próximo 27S.

Su candidatura sin duda devolverá al PP catalán a los medios, pero no está tan claro que vaya a ayudarles a mejorar sus resultados electorales el 27S.

No deja de ser paradójico en todo caso que el PP se incline por una figura con un discurso tan populista y falto de soluciones reales para los ciudadanos cuando su mensaje político los últimos meses se basa en atacar el populismo de la izquierda, representado según su criterio en Podemos. ¿Podría decirse que el PP ha optado por el populismo de derechas en Cataluña? Honestamente no creo que sea su objetivo, aunque es evidente que han abandonado el perfil bajo que mantenían allí y que tantos réditos electorales ha dado a Ciudadanos. Saben que tienen poco que perder y alguien tan polémico como Albiol creen que podría evitar la sobreexposición mediática de Ciudadanos estas últimas semanas de campaña. 

Es en Ciudadanos donde precisamente creo que está la clave del movimiento del Partido Popular. Su exponencial crecimiento en Cataluña (3 diputados en 2010, 9 diputados en 2012 y unas expectativas cercanas a los 25 diputados en las elecciones del 27 de septiembre) se ha producido principalmente a costa del electorado del partido que aún lidera Alicia Sánchez Camacho. Han logrado ser identificados en Cataluña -y fuera de allí- como la fuerza política que realmente está haciendo frente al soberanismo, algo que el PP está pagando caro. A favor del PP juega que Rivera no se presenta a las catalanas -aunque habría que ver cuántos votantes realmente son conscientes de ello- e Inés Arrimadas tiene un perfil mucho más discreto de momento. La marca Ciudadanos, sin embargo, desde mi punto de vista será suficiente para arrastrar 20 diputados y quedar indudablemente por encima del Partido Popular, posiblemente incluso como primer partido de la oposición toda vez que CDC y ERC van en una lista conjunta por la independencia. 

Un candidato con una identificación tan extremista por parte de la mayoría de los catalanes solo puede revertir positivamente en Ciudadanos

Lo que está en juego para los conservadores es su propia relevancia política en la comunidad. Su discurso político ha quedado arrinconado por la fuerza mediática y la dialéctica de Albert Rivera. Carecen de un banquillo suficiente como para enfrentar con solvencia una alternativa sólida y su alternativa ha sido optar por jugar la carta de Albiol. Con él se garantizan polémica, atención y presencia en los medios, algo de lo que hasta ahora prácticamente carecían. Sin embargo, me cuesta ver esta estrategia como algo positivo para ellos. Desde mi punto de vista, un candidato con una identificación tan extremista por parte de la mayoría de los catalanes solo puede revertir positivamente en Ciudadanos, que con un discurso muy nítido en el debate soberanista tiene una posición mucho más moderada en temas sociales que el PP y se configura como una opción electoral mucho más atractiva para quien no quiere la independencia pero tampoco tener que votar a un partido claramente derechista necesariamente. El PP, con este movimiento, regala a Ciudadanos el posible apoyo de quienes se sitúan en el centro progresista y el liberalismo centrista (según el CIS y el CEO la mayoría de sus posibles votantes) y rechazan la independencia y se dirige hacia quienes desde posiciones claramente conservadoras mantienen la misma posición, un sector mucho más minoritario, más si cabe en Cataluña. 

01-ASC-Albiol-Levy-28.07.15

Con Albiol como candidato el PP se garantiza atención, pero se arrincona políticamente en la minoría política más si cabe haciendo realmente difícil pensar que su presencia vaya a ayudar en alguna medida al partido. No tengo duda de que su candidatura es una alternativa de última hora y que serán jóvenes como Andrea Levy quienes, tras la sustitución de Sánchez Camacho como líder del partido en la comunidad en 2016, tomen las riendas de la formación. Quizás para entonces sea demasiado tarde para vender moderación, cambio y regeneración como pretenden en Génova 13 y el discurso del Partido Popular en Cataluña ya haya quedado demasiado manchado por el discurso xenófobo y populista de Albiol y su papel en la política catalana se reduzca al de mero espectador de los acontecimientos. Veremos el 27S.

Grecia: un manual de cómo no hacer las cosas

Durante las últimas semanas el problema griego se ha convertido en el eje sobre el que orbitaba el debate político europeo. La evolución de los acontecimientos, sin embargo, no invita a pensar que la situación se haya resuelto ni mucho menos. El evidente e inapelable fracaso del gobierno de Tsipras en las negociaciones no debe ocultar los errores, múltiples y variados, también cometidos por las instituciones comunitarias.

Es cierto que los griegos están hartos de años de recortes y políticas de austeridad y eso dificulta esa asunción de las exigencias a cambio del paquete de ayuda, pero no se puede exigir ayuda para evitar la quiebra sin cambiar absolutamente nada.  El ejecutivo de Tsipras, además, agita e incita este sentimiento para reforzar su posición en las negociaciones.
La plaza Syntagma ha sido escenario de numerosas concentraciones a favor y en contra de las políticas económicas de la troika y el ejecutivo de Tsipras

Aun a riesgo de que lluevan las críticas, las cosas hay que decirlas tal y como son. Grecia es un país que sufre en último término las consecuencias de su propia incapacidad para resolver sus problemas. Los males de Grecia son, básicamente aunque no únicamente, culpa de Grecia. Hasta hace bien poco, la élite política griega representada por los Papandreu, Karamanlís, Mitsotakis… hacía y deshacía a su antojo con el beneplácito de una población que revalidaba su apoyo elección tras elección. Las consecuencias con las que tiene que lidiar el ejecutivo de Syriza ya las conocemos.

Han sido esos gobernantes, con el apoyo de la población, quienes han mantenido un sistema político clientelar y cleptocrático que ha costado mucho dinero a sus propios ciudadanos, pero que ha sido lo suficiente hábil para que ese comportamiento no fuera castigado como debería, permitiendo a los griegos mantener unos privilegios de los que no gozan, ni mucho menos, el resto de los europeos. Efectivamente, sería deseable que todos los países integrantes de la Unión Europea tuvieran unas edades de jubilación más bajas, sin duda. También sería deseable poder evitar recortes en sanidad o educación.  Sin embargo, parece inaceptable acudir a una negociación para poder salvar la economía de tu país con la ayuda, entre otras instituciones, del BCE, cuando la edad de jubilación de tu país es la segunda más baja de Europa, únicamente por detrás de Francia. Entre provocar el sufrimiento deliberado a la población griega con calendarios increíbles para cobrar una deuda impagable y mantener a toda costa este tipo de privilegios tiene y debe haber un punto intermedio. Y es cierto que Grecia prevé aumentar su edad de jubilación a los 62 años… durante la próxima década.

Esta es solo una parte de la realidad. Los griegos mantienen ciertos privilegios, pero han perdido muchísimo durante estos años en los que se les ha aplicado de manera errática una política económica que se ha demostrado fallida. Han perdido prestaciones sociales, han sufrido recortes y se les ha quitado mucha de su dignidad como país. La depresión social que vive el país es consecuencia de los errores de los griegos (ciudadanos y políticos) pero también de la troika. La depresión que ha inundado Grecia durante meses parece haberse tornado en cólera a la luz de las últimas revueltas en Atenas fruto de la frustración generada por la incapacidad del gobierno de Tsipras de acabar con la parálisis que genera una deuda que hoy es el 180% de su PIB.

Los griegos mantienen ciertos privilegios, pero han perdido muchísimo durante estos años

El problema, desde mi punto de vista, es que ninguno de los actores se dan cuenta que forman parte del problema y malgastan energías en señalarse mutuamente como causantes de un problema económico, político y social cuyas consecuencias pagan, en último lugar, los ciudadanos griegos. A la vez, son ellos quienes parecen ser incapaces de aceptar que no se puede seguir pidiendo más ayuda a los socios del país (en algunos casos países aún menos prósperos que la propia Grecia) para poder gozar en algunos aspectos de unos beneficios sociales que superan con creces a los de aquellos. Es cierto que los griegos están hartos de años de recortes y políticas de austeridad y eso dificulta esa asunción de las exigencias a cambio del paquete de ayuda, pero no se puede exigir ayuda para evitar la quiebra sin cambiar absolutamente nada.  El ejecutivo de Tsipras, además, agita e incita este sentimiento para reforzar su posición en las negociaciones.

El bloqueo llegó a un punto las pasadas semanas que Tsipras acabó lanzando un órdago a sus socios en forma de referéndum cuyo resultado terminó en último término complicando aún más su posición en las negociaciones y ha terminado dividiendo en dos a su partido. Su papel de líder del cambio que necesita Grecia ha quedado además en entredicho con la exigencia de más sacrificios a los ciudadanos a la vez que mantiene el clientelismo y un gasto desproporcionado en partidas como el gasto militar mientras coquetea con la Rusia de Putin para poner nerviosa a la UE. El propio presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junker, señalaba acertadamente que con rebajar unas décimas el gasto militar respecto del PIB podrían evitar la subida del IVA que entra en vigor ya. Sin embargo, Tsipras ha decidido evitar que el recorte (sólo con reducir un 1% del PIB se ahorrarían al año 1.790 M€) recaiga sobre el Ministerio de Defensa en lugar de perjudicar a la población gravando el consumo y lastrando la economía productiva, algo que no viene precisamente bien al país.

Con rebajar unas décimas el gasto militar respecto del PIB podrían evitar la subida del IVA 

20150221001104234353-original

Al final el resultado de todo esto está siendo, como se evidenció en el referéndum, un rotundo rechazo a las políticas económicas europeas y el cuestionamiento de la propia irreversibilidad del Euro. Es tiempo de que todas las partes acepten que tienen algo que perder para evitar perderlo todo por el camino. Grecia deberá seguir realizando reformas y recortes (que el gobierno debería intentar evitar en la medida de lo posible que recayeran directamente sobre los más vulnerables), el resto de socios ayudando al país heleno y las instituciones internacionales aceptar la idea de que el total de la deuda griega es sencillamente impagable y una quita es inevitable. El proyecto europeo se tambalea seriamente y es más necesario que nunca pensar en el bien común anteponiéndolo al propio con una visión cortoplacista que solo conducirá al empeoramiento de la situación.

Tu marca personal como escaparate de talento

Daniel Rubio SánchezEn un mercado laboral cada vez más competitivo y abierto a competencia de otros países distinguirse de los demás puede ser una estrategia clave para hacer frente al resto de candidatos en un proceso de selección. En la actualidad, perduran todavía la entrevista presencial y la entrega de CV, pero los empleadores comienzan a valorar también a sus posibles empleados por otros criterios menos específicos que, sin embargo, abren nuevas posibilidades a quienes sean capaces de identificar esta ventana de oportunidad.

Una gestión adecuada de nuestra ‘marca digital’ puede ser determinante para conseguir el puesto de trabajo deseado. Quedarse en una mera recopilación simplificada de datos, fechas y títulos como ocurre con la mayoría de los currículum limita las posibilidades del interesado. Una estrategia acertada para conseguir ir más allá del resto y enseñar al equipo de recursos humanos correspondiente aquello que consideras que deberían saber pero no cabe en un CV es gestionar de manera adecuada tu perfil de LinkedIn. Esta web permite al posible candidato extenderse, mostrar al empleador sus intereses personales, señalar su participación en eventos que puedan ser relevantes para el puesto deseado, enlazar artículos publicados en webs o revistas de prestigio o su participación en diferentes actividades durante la vida universitaria.

Que nadie se engañe, pocas compañías evitan consultar el la huella digital de sus candidatos. Cuidado si tu perfil de Twitter es accesible buscando tu nombre completo y tienes la costumbre de publicar a qué hora te despiertas normalmente. Cuidado si repites en este tipo de redes que acudes a una entrevista de trabajo con poco interés. No solo vale, sin embargo, con evitar caer en este tipo de errores fácilmente subsanables haciendo la cuenta privada o evitando publicar ese tipo de mensajes, para tener éxito hay que ser suficientemente hábil para crear una marca personal en el entorno digital conocida y previamente preparada para que esas personas interesadas vean aquello que tú quieres que vean y esto sea de ayuda para tus intereses profesionales.

Un buen perfil en LinkedIn complementa un CV. Una página web personal accesible con la búsqueda del nombre completo también puede servir de escaparate de proyectos, trabajos y logros en el pasado, premios y reconocimientos… la lista es tan larga como quieras que sea. Tu creatividad a la hora de hacer de este espacio web algo único y atractivo determinará en gran medida su éxito y los beneficios que pueda reportarte. Uno de mis referentes e inspiraciones en este tema es la web personal de Alberto García Durán. En ella se puede ver desde su formación o experiencia hasta sus apuntes de diferentes asignaturas de la carrera y proyectos personales como Bendita Becariedad. Es un ejemplo entre muchos, pero da una idea de lo que puede llegar crearse con ganas y tiempo. La imagen que proyecta de él es un plus que otro candidato probablemente no tenga en un proceso de selección.

Nada garantiza que ser capaz de crear esta ‘marca digital’ personal vaya a hacer que consigas el puesto que deseas, pero quienes hemos nacido con un ordenador en casa no debemos perder las oportunidades que tenemos sobre el resto. Al final, será nuestra actitud creativa, innovadora y activa la que determinará en gran medida nuestro éxito profesional en el futuro. ¿Qué mejor que mostrársela a quien más puede interesarle?

La Doctrina Obama y el Smart Power

Daniel Rubio Sánchez. La llegada al poder de Barack Obama se produjo, entre otros factores, por el giro radical en política exterior que pretendía traer a la administración estadounidense. Ahora que comienza la carrera por su sucesión comienza el momento del análisis y los balances. ¿Fue Obama realmente un cambio frente al expansionismo militarista de Bush? ¿Es Estados Unidos hoy una nación más fuerte en su dimensión internacional?  

Artículo publicado originalmente el 6 de julio de 2015 en VladivostokMag

President Barack Obama talks with President Hamid Karzai of Afghanistan during a phone call from the Oval Office, Nov. 2, 2009.   (Official White House photo by Pete Souza This official White House photograph is being made available only for publication by news organizations and/or for personal use printing by the subject(s) of the photograph. The photograph may not be manipulated in any way and may not be used in commercial or political materials, advertisements, emails, products, promotions that in any way suggests approval or endorsement of the President, the First Family, or the White House.

     Año 2008. Estados Unidos sufre ya las primeras señales de una crisis económica que terminaría por ser más larga de lo que la mayoría de los analistas preveían. Obama hereda una crisis económica global y un grave deterioro de la situación de paz en Oriente Medio. Su campaña para llegar al despacho oval tiene como leitmotiv el cambio, la ruptura respecto a la presidencia de Bush. Una vez alcanza el poder con ese mensaje se enfrenta a una gran tarea que muchos analistas consideraban necesaria: adaptar la política exterior de los Estados Unidos al siglo XXI.

     En el mundo de la política, especialmente en su esfera más internacional, en muchas ocasiones los gestos tienen un gran valor. Hay quienes le otorgan casi tanto como a las acciones en sí. No comparto esa posición, pero es innegable que la presidencia de Obama ha supuesto un cambio radical si atendemos a los gestos que se han enviado desde la Casa Blanca al resto del mundo. Un cambio radical evidenciado en los discursos del presidente, vicepresidentes y del Partido Demócrata casi en su conjunto. También en una acción exterior cuyo relato ha girado en torno a un principio muy simple: la necesaria transición del hard power al smart power.

     Los atentados del 11 de septiembre de 2001 dieron paso a una política exterior tremendamente agresiva y de carácter esencialmente unilateral basada en la defensa de la seguridad nacional. Esta estrategia, que tuvo como consecuencia una pérdida de poder e influencia real que experimentó el propio Bush y padeció Obama[1], por suerte fue revertida por el segundo mediante un uso más prudente y eficaz de los recursos que poseía Estados Unidos como superpotencia global. Obama comprendió que para mantener su posición hegemónica en el mundo no era necesario ser hostil y agresivo y que la mejor estrategia para mantener el statu quo era atraer a otros países a través de una agenda de intereses y valores comunes que atrajera y provocase que estuvieran del lado de Estados Unidos, el conocido como soft power. Ser el jefe del mundo no implica comportarse como un abusón de patio de recreo por ser el más fuerte. La hegemonía implica contrapesos propios de contención precisamente para poder conservar esa posición favorable. Utilizar el poder de forma inteligente –smart power– no implica ser menos fuerte, sino tener la capacidad de utilizar los recursos más duros –hard power– únicamente cuando sea exclusivamente necesario en un contexto en el que el poder se desconcentrando y se diseminando a marchas forzadas.

     Hay quien considera –erróneamente desde mi punto de vista– que el papel que debería ejercer Estados Unidos en el mundo como superpotencia debería ser más duro, más intenso, menos dialogante, más cerrado, menos sutil y más agresivo, en definitiva más cercano a la forma de liderar el mundo de Bush. Esos análisis políticos, basados en una perspectiva ciertamente antigua e incompleta de las relaciones internacionales, a mi forma de entender han quedado atrás. El poder en el mundo actual no se mide ya únicamente en tropas militares, tanques de guerra o aviaciones. El poder ha adquirido desde que comenzó el proceso globalizador una dimensión intangible y por tanto difícilmente cuantificable en la que la capacidad de influencia de los estados en otros estados de manera indirecta cobra un gran peso. No se trata ya únicamente de tener capacidad de someter a otro estado a tus intereses mediante la presión militar como establecía la Doctrina Bush, sino también de poder ejercer cierto grado de influencia en sus decisiones políticas y tratar de evitar alcanzar el conflicto militar. Reuniones bilaterales frente a las escaladas militares o nucleares. Las instituciones internacionales como centro de debate y discusión frente al teléfono rojo de la Guerra Fría. La diplomacia pública frente al conflicto militar directo como primer recurso.

1406673658000-AP-Obama-US-Russia-Sanctions

   Obama ha cometido numerosos errores y ha caído en demasiadas incongruencias en el complicado equilibrio entre los recursos de los que disponía para mantener su poder. Libia es un ejemplo. Su forma de ejercer el poder es más compleja e indiscutiblemente más complicada. En demasiadas ocasiones acaba descontentando tanto a los partidarios de una línea más dura como a los sectores más izquierdistas y pacifistas de su propio partido. Sin embargo, pese a ello, Obama ha logrado desde mi punto de vista adaptar la política exterior estadounidense al contexto en el que se desarrolla, y este es un avance muy considerable. Ni la Unión Europea ni otros de sus aliados de Occidente tienen ya una posición tan estatocéntrica y ajena al valor de la imagen internacional y el poder de la negociación en las instituciones internacionales. Estados Unidos debía adaptarse si quería mantener su poder y así ha sido. Obama ha logrado además a través de esa estrategia de cambio imponer una agenda política favorable a los derechos humanos, la democracia y el liberalismo que ha calado mejor en la opinión pública mundial –especialmente la de sus aliados– que la supuesta defensa unilateral de los valores occidentales rifle en mano de Bush.

     Su política exterior, más abierta e inclusiva, queda aún lejos de lo que algunos deseamos pero marca sin duda un cambio respecto a etapas anteriores y abre camino a sus posibles sucesores en el Partido Demócrata dejando una herencia política mucho mejor que la recibida. Un balance positivo en el conjunto de sus políticas, no solo la exterior, que los estadounidenses, espero, sabrán valorar con el tiempo. Quedan por delante retos como el ascenso de China, el conflicto con Rusia y las relaciones con Cuba. Nada demostrará mejor con el tiempo lo acertado o no de sus políticas que las propias consecuencias de sus decisiones. Los efectos de su apuesta por el smart power deberán ser visibles y tangibles. De lo contrario, el regreso de las políticas neoconservadoras será difícilmente evitable. Yes we can, decía durante la campaña. ¿Podrán sus políticas cimentar un nuevo camino para la política exterior estadounidense?

 

[1] Pew Research Center. Views of the United States.

http://www.pewglobal.org/2014/07/14/chapter-1-the-american-brand/